Artículos Alumni

Igualdad en el aula, no en las prácticas

Igualdad en el aula, no en las prácticas

19.04.2019

Igualdad en el aula, no en las prácticas

La probabilidad de recibir una propuesta para una entrevista de trabajo es un 30% menor para las mujeres. Solo un 2% del total de mujeres ocupadas en España trabajan en el sector digital y tecnológico. Un 90% de los permisos laborales por cuidado de familiares son solicitados por mujeres. 

Los datos reflejan diversos retos a afrontar, tanto en la sociedad como en el mundo de la empresa. Por eso, ESIC Business & Marketing School celebró el pasado 8 de marzo, coincidiendo con el Día de la Mujer, una jornada para establecer un diálogo entre la academia y la empresa sobre las oportunidades y los cambios que se han producido en las organizaciones empresariales con relación al papel de la mujer.

La jornada, que se celebró en el campus de Pozuelo de Alarcón, contó con la presencia de Verónica Jiménez Folcrá, CEO de Womancard y profesora del Departamento Académico de Dirección de Empresas de ESIC; Carmen María García, presidenta de Fundación Woman’s Week; Carlos S Pompey, CEO de Tupperdición; Salvador Molina, presidente del Foro Ecofin; Paloma Beamonte, presidenta y directora general de Xerox España y vicepresidenta del club Excelencia en Gestión; Laura Lozano, CEO y fundadora de Chargy; y Mª Ángeles López de Villalta, directora de RRHH de Svenson.

En tres mesas de una hora de duración, se abordaron debates tan interesantes como las perspectivas y cambios para el papel de la mujer y el hombre en el discurso de la Educación Superior, las barreras y oportunidades para las mujeres en el ecosistema emprendedor español, o las nuevas tendencias en la ruptura de las diferencias y el techo de cristal. Temas cada vez más recurrentes a la hora de abordar la presencia de las mujeres en el mundo empresarial.

Igualdad en el aula, no en las prácticas

Según las conclusiones de la jornada, la mejor manera de fomentar la igualdad es no fomentar la desigualdad, enseñando a todos los alumnos a ser profesionales plenos y respetuosos, conscientes de su fuerza. Y es que, como destacó Jesús Centenera, profesor del Departamento Académico de Dirección de Empresas, las mujeres piden un 20% menos de sueldo que los hombres en una negociación, según un estudio de la Universidad de Harvard. “En España no se trata diferente a las mujeres en el aula, pero en otros lugares sí, especialmente en países con un desarrollo menor”, recordó.

Además, los ponentes de este primer panel –Maruchy de Obesso, Carmen Paradinas, Carlos A. Pérez y el propio Centenera, todos ellos profesores de la casa- mostraron su preocupación ante el ‘efecto tijera’ que se crea cuando las mujeres terminan los estudios superiores. Y es que, si bien las mujeres son mayoría en las aulas, no todas llegan a puestos directivos. Incluso comentaron que algunas alumnas sí notan la discriminación cuando dejan el aula y comienzan las prácticas en empresas. “Es importante detectarla desde el principio y enseñarles a luchar contra ella con sus propias herramientas”, destacó Paradinas.

 “No todos los emprendedores son Apple”

España es uno de los países con mayor igualdad de género entre los emprendedores, con 5 mujeres por cada 10 emprendedores. De hecho, las mujeres encabezan el emprendimiento en tiempos de crisis y las empresas que crean son más duraderas y rentables.

Y es que tanto ellos como ellas encontrarán las mismas barreras a la hora de crear su propia empresa, tal y como demostraron los componentes de la segunda mesa –Verónica Jiménez, Carmen García, Carlos S. Pompey, Salvador Molina y Laura Lozano-. Todos compartieron sus dificultades a la hora de encontrar financiación para sus proyectos, si bien García recordó que las mujeres “son miradas con más lupa, cuando te reúnes con inversores te preguntan dónde está tu jefe porque no confían en nosotras”. Además, los ponentes pusieron el foco en la poca tendencia al autoempleo que se imparte en las universidades, así como la falta de realidad de muchos emprendedores. “No todos van a ser Apple”, insistió García.

 “El techo de cristal nos lo ponemos nosotras”

Estamos en un momento en el que la sociedad cambia a toda velocidad, y las empresas con ella. Por eso, cada vez se requieren perfiles más digitalizados, colaborativos y capaces de trabajar en proyectos intergeneracionales, interdepartamentales e interculturales. Sin embargo, mientras un 60% de la población universitaria total son mujeres, en ciencias solo son un 25%. Si hablamos de carreras especializadas en tecnologías de la información, apenas figuran en el 12%. 

La falta de mujeres en carreras de ciencias, según la conclusión a la que llegaron los integrantes de la última mesa de debate –Teresa Freire, Secretaria General de ESIC, la profesora Belén López, Paloma Beamonte y MªÁngeles López de Villalta-, se debe, entre otros motivos, a la educación, así como a la falta de visibilidad de los referentes. “En ESIC notamos también esa diferencia de género por titulación, como en todas las universidades. Es algo que existirá siempre”, aseguró Freire.

Así mismo, la llegada de la maternidad supone un tope profesional para muchas mujeres, un freno a su carrera profesional que las aleja de los puestos directivos. El llamado ‘techo de cristal’. Un símil que, para las ponentes, responde más a la realidad de cada mujer que a una tendencia general. Y es que, en ocasiones, los propios límites que las mujeres creen tener hace que dejen de pisar el acelerador. Entre las medidas para evitarlo, las ponentes creen que es necesario fomentar la fuerza en las mujeres, que se crean su valía profesional y dejen atrás el conocido como “síndrome de la impostora”. Además, reclamaron la importancia de que tanto las empresas como el poder legislativo ayuden a conciliar la vida personal con el trabajo. “No es justo tener que renunciar a una por la otra”, sentenció López de Villalta.