Artículos Alumni

Diversidad en el mundo académico y profesional

Diversidad en el mundo académico y profesional

01.06.2017

Diversidad en el mundo académico y profesional

ESIC es un extraordinario ejemplo de Diversidad cultural, religiosa, política, étnica… que no hace sino enriquecer nuestro día a día.

Si bien el refranero español es muy amplio y sabio, el conocido “donde fueres haz lo que vieres” requiere de algún que otro matiz ya que, la realidad en la que trabajamos y educamos a diario, nos hace necesario tener en consideración pequeños detalles que facilitan la convivencia entre todos los integrantes de la comunidad de ESIC de la que formamos parte.
Sobra decir que la premisa principal para conseguir este enriquecimiento ha de fundamentarse en la tolerancia ante las diferentes realidades que aportan cada uno de los integrantes.
Seguro que muchos de los que estáis leyendo estas líneas desconocéis de ESIC datos tan curiosos como los que os detallamos a continuación:
En el año 2017 se han organizado jornadas en ESIC a las que han acudido estudiantes de 49 nacionalidades de lugares tan dispares y lejanos como Bangladés, Corea, Brasil, Egipto o Kazajistán. Para ello, hemos tenido que atender  peticiones de índole religiosa, no programando ninguna de estas sesiones en sábado en cuyo caso los profesantes de religión judía no hubieran podido  asistir.
Asimismo, hemos tenido que adaptar actividades lectivas teniendo en cuenta la celebración del Año Nuevo Chino o el período de Ramadán para los que profesar el islam. El servicio de restauración ha tenido que contemplar igualmente la disposición de ciertos alimentos derivados del cerdo, para que no estén en contacto con otros alimentos que sí pueden consumir los musulmanes. Y el área de Idiomas ha tenido que pedir autorización a Cambridge University para que aquellas personas que cubren su cabeza con velo puedan realizarse la pertinente fotografía que exigen los exámenes de Cambridge, sin tener que quitarse el mismo.
Atender todas estas cuestiones, lejos de suponer un engorro en la actividad de la escuela, suponen una enorme satisfacción ya que lo importante es que la comunidad de ESIC se sienta cómoda con pequeños gestos organizativos de muy fácil consideración.
Evidentemente, no podemos negar que  hay otros comportamientos que nos cuesta más asumir como que, alumnos de algunos países asiáticos duerman una pequeña siesta sobre el pupitre al mediodía o que no tengan conciencia o paciencia para esperar su turno en una cola.
Y por supuesto, estaríamos cometiendo un craso error si pensáramos que las personas de cualquier procedencia que eligen ESIC no encuentran curiosidades en nuestra cultura.

 

 A los anglosajones les horroriza lo alto que hablamos. Piensan que en muchas ocasiones estamos discutiendo más que charlando. Del mismo modo, no dejan de sorprenderse de lo mucho que aplaudimos: aplaudimos tras una presentación o exposición en clase, tras el discurso navideño de nuestro Director General e ¡incluso tras un buen aterrizaje!
 A muchos alumnos europeos les llama la atención que el inodoro esté en el mismo espacio que la bañera y el lavabo  ¡y casi ninguna cultura comprende la utilidad del bidet!. Eso por no hablar de  que los chinos no entienden que muchos  edificios de menos de 4 alturas tengan ascensor.
Cuando una persona comienza a vivir en un nuevo país hay quien pretende que ese país de adopción se acomode a las costumbres de su país de origen y no es poco habitual que incluso se critique y se reniegue de las costumbres locales Esas actitudes suelen desembocar en el hastío de esos trabajadores y estudiantes que terminan teniendo el rechazo de las personas que le rodean y por consiguiente, no disfrutan de la experiencia de vivir en un nuevo entorno con toda la riqueza que siempre conlleva.
Comprendidas y asumidas muchas de las peculiaridades culturales, es indudable que uno de los principales vehículos para poder integrarse con éxito en un país es el conocimiento del Idioma.
Dominar el idioma del país en el que se va a vivir es esencial independientemente de las funciones profesionales o académicas requeridas.
No estamos descubriendo ningún secreto al señalar que el motivo por el que España es el principal receptor de trabajadores de Sud-América es por el idioma común que compartimos. Sin embrago,  aquellos trabajadores y estudiantes  que proceden de países no hispanos han de realizar un esfuerzo adicional aprendiendo el idioma. Y no todas las culturas tienen la misma facilidad para aprender idiomas.  Es sobradamente conocida  la rapidez con la que personas procedentes de países del este aprenden español y lo hablan sin prácticamente ningún acento en muy poco tiempo frente a otras culturas cuyos hablantes tienen un proceso de aprendizaje más largo. La integración lingüística permite solventar situaciones tan cotidianas como abrir una cuenta en el banco, pedir un medicamento en la farmacia o negociar el alquiler de un piso. Caso contrario, podría hacer menos placentera la experiencia de vivir en un nuevo país con sus costumbres y culturas.

María Baldonedo Aja

Directora de ESIC Idiomas