¿A qué nos enfrentamos?

La semana pasada, los alumnos del MBM pudimos disfrutar de una sesión en la cual se trataron ciertos temas relacionados con la situación que estamos viviendo del Covid-19 donde principalmente se cuestionaron los diversos escenarios que podríamos vivir tras esta crisis. Pudimos contar con la asistencia de Ana Jover, Directora en Economía 3, Yves Henry Gomra, Director de Servicios a la Farmacia en COFARES, José Luis Úbeda Lafuente, Asesor experto en Gestión del Cambio y RRHH, José Manuel Guaita Martínez, profesor de la Universidad Politécnica de Valencia y con Sonsoles Frontera Toldrá, profesional de Recursos Humanos en constante evolución y Gerente de Talento en Levante.

La situación de crisis que estamos atravesando a nivel global ha pillado de sorpresa en muchos sentidos y, cuando se habla de crisis, hace que sea un momento complicado en todos los aspectos, pero, ¿por qué no tratar de verlo como una oportunidad? Este virus, sin duda, ha acelerado el proceso de transformación digital que tanto necesitaban las empresas.

Sonsoles defendió que la situación que estamos viviendo supone un reto para entrar en la digitalización y para humanizar la empresa, es decir, aunque vamos a invertir más en tecnología y estaremos más digitalizados, la situación actual nos ha humanizado más ya que hemos visto todo el dolor y todo lo que ha ocasionado esto. Comparto firmemente la creencia de que los cambios próximos van a ir de personas y de tecnología, pero sobre todo de agilidad.

El escenario actual es una gran revolución, se trata de una gran crisis, pero va a traer oportunidades y aprendizajes; en definitiva, nos está despertando. Esta crisis no ha avisado, nos ha movido a todos de la silla y estamos cambiando. Ha venido el teletrabajo, la flexibilidad que tanto reclamábamos las grandes generaciones ha de verse como una oportunidad de gestión del cambio y digitalización.

Se avecina una recesión global, lo cual es inevitable porque no ha venido desde un punto de vista de la demanda, sino desde la oferta, defendía José Manuel. Es un hecho que las empresas han tenido que dejar de producir por un tema básicamente de confinamiento. Si eso lo trasladamos a España donde entre el 98% y el 99% son pymes, se trata en cifras de aproximadamente algo más de 3 millones incluyendo autónomos, la enorme caída del PIB que se avecina llevará, especialmente, a una enorme pérdida de empleos.

Sin duda la palabra clave que resume todo esto es la incertidumbre porque no sabemos cuánto tiempo va a durar esto y es uno de los males que aquejan al ser humano y a las empresas. Si una empresa no sabe cuáles son sus previsiones de ingresos ¿cómo va a funcionar? Esta situación nos ha movido el árbol ya que antes no éramos muy partidarios del teletrabajo y lo dejábamos apartado hasta que ha habido que hacerlo YA.

Por otra parte, Ana coincidía en que el escenario que se avecina va a ser muy difícil. Estamos viviendo los duros momentos de esta crisis sanitaria «pero todavía nos queda pasar el duelo», decía, esto es una cuestión ya psicológica. En el ámbito empresarial la situación que viene es muy dura, precisamente por la incertidumbre. Hay que ser muy rápidos en detectar que hemos aprendido y de que nos sirve.

Con todo esto Ana me hizo replantearme pararme y analizar y ver qué estoy sacando de partido porque, lo que he aprendido hoy no me sirve, pero el método con el que he aprendido sí, el hecho de aprender a cambiar, a ser tan flexibles porque todo lo que tenía planificado ahora ya no me sirve y tengo que buscar alternativas. Añadía que los propios medios de comunicación también están viviendo estas circunstancias y compartió su reflexión diciendo que, por esta situación, o se pasaban a lo digital o se quedaban fuera de la actualidad económica.

Una de las cosas que han mejorado ahora mucho, es que somos interdependientes. Actualmente en nuestras estructuras deberíamos saber qué sabe hacer quién tenemos al lado porque, como puede venir una crisis, necesitamos saber en qué nos puede ayudar.

Esta crisis, sin duda, ha demostrado que una persona puede estar en su casa perfectamente, siguiendo las reglas del confinamiento, pero, como su vecino de al lado salga todos los días y pueda haber un rebrote, no sirve de nada lo que está haciendo. Lo que tú haces bien no te garantiza el éxito porque dependes de los demás y eso, ha mejorado ahora mucho en numerosas asociaciones, por ejemplo, que estaban muertas, especialmente las micropymes, “hay que saber juntarse con el de al lado para saber cómo está cambiando la normativa”.

 

Yves nos contaba cómo todo este cambio hizo que los planes a nivel internacional de su empresa se transformaran. Todas las previsiones y proyectos que tenían se pararon en pocos días. «Hoy falta visibilidad» añadía, y nadie puede decir por donde vamos a ir. Lo que si sabemos, es que ha cambiado la mentalidad, pensábamos que éramos intocables. Nos encontrábamos en un estado de bienestar donde prácticamente cualquier sueño se podía hacer realidad y no se podía parar.

Nos contó cómo se vieron obligados a muy corto plazo a dar respuestas muy rápidas para evitar pérdidas, reducir riesgos, pero también para identificar y así atrapar ciertas oportunidades. En su empresa, tuvieron que parar una prueba piloto que estaban a punto de lanzar y que rápidamente tuvieron que adaptarse, a pesar de dejar de lado este proyecto, comentaba que existen oportunidades, tuvieron que buscar rápidamente proveedores para ofrecer soluciones de protección a las farmacias, batas, mascarillas,mamparas, etc.

Quizás hay cosas que se han parado, pero existen oportunidades, el caso es adaptarse.

Nuestra forma de vida va a cambiar, hay que ser creativos y colaborativos hay que levantar la mirada y mirar hacia adelante y hacer que esta crisis se transforme en una oportunidad.

José Luis por otro lado, nos aportó una visión diferente. Decía que es un momento histórico para la sociología de la empresa.

El mercado va a exigir habilidades como la creatividad imaginativa y rompedora y no la funcionarial. La gente que sea capaz de cambiar las reglas y ver la vida de una manera distinta, que a partir de ahora va a ser muy necesario, es la que podrá ser capaz de avanzar.

 

Aquellos que sean capaces de hacer aquello para los que se sienten motivados o preparados serán los que al final consigan salir adelante con mucha más fuerza que el resto. La creatividad va a ser sin duda uno de los factores para salir adelante.

Jose Manuel aportaba que al tratarse de una situación global hay que actuar dejando claro que el sector sanitario ha de estar protegido al 100% y que en el sector productivo manufacturero ha de minimizarse el impacto económico que vamos a sufrir. El turismo actualmente en España ocupa en torno a un 13 % del PIB. El problema es la UE, ya que hay países que no están en la misma línea y por ello hay que cambiar la visión. Ha venido un “chernobyl” y hay que actuar, los estados deben tenerlo claro, al margen de ideologías decía.

En cuanto al ámbito empresarial se está comenzando a producir una transformación digital. A los sectores que no se encuentren en esa transformación hay que ayudarles, ha de llevarse a cabo una economía colaborativa, economía circular, etc. El gran objetivo es que nadie se quede fuera, tenemos que transformarnos.

Al nivel de personas, el impacto de lo que estamos viviendo es que no se puede parar la forma de entender las relaciones humanas que tenemos en países mediterráneos, añadió José Luis.

Cuando el individuo vaya saliendo poco a poco de esta crisis, el problema lo va a tener entre lo cercano y lo amenazante. Tras esta situación ha habido lazos que se han convertido en más fuertes, uniones más grandes que ya pertenecían a grupos no amenazantes como lo son amigos, familia o pareja. En cuanto a lo amenazante, el problema es difícil porque va a traer incertidumbre, ansiedad… ojalá funcione la economía colaborativa, añadía, pero probablemente exista un nivel de agresividad porque habrá menos recursos para repartir.

Lo más importante de todo es que, además de machacar con los niveles económicos, cifras económicas, problemas políticos y legalidad vigente hay que incidir con los valores y la ética porque son uno de los mejores elementos. Sin valores va a ser muy complicado poder mantener la capacidad de vivir en una sociedad que viene tiene que ser de alguna manera mejor o al menos igual que la que teníamos.

En cuanto al comercio, teníamos consolidado un comercio digital, el ecommerce añadió Yves. El e-commerce estaba en fase de desarrollo dependiendo de la edad, y por la situación que nos ha tocado vivir, es un hecho que tenemos menos miedo a pedir por internet.

Además, actualmente ofrece otra gran ventaja y es la seguridad ya que evita desplazamientos. Es cierto que está todo cerrado, pero, en estas fases de desescalada, te aseguras de que pueden entregártelo sin sufrir esos riesgos de contagio.

El gran reto es, ¿cómo vamos a diferenciar el mundo on del mundo off? Hay que balancear ambas opciones y que el mundo off sea diferencial en cuanto a la experiencia ya que es donde se produce un desplazamiento.

Se está produciendo un gran desarrollo del delivery; ya existía, pero con esta crisis ciertos pequeños comercios que no podían abrir, se han lanzado a este mundo.

«Si el cliente no viene a mí, ¿por qué no voy yo a él?»

Este tipo de preguntas son las que se han visto obligados a hacerse los pequeños comercios los que eran má,s pasivos se han transformado a este mundo porque han visto que el cliente no podía acudir a este mundo off. Con este delivery puedo seguir en contacto con mis clientes y acercarle los productos gracias al delivery porque yo no tengo una tienda online como tal.

Para finalizar, como conclusión final me gustaría añadir que aquellos que nos encontremos apunto de introducirnos en el mercado laboral hemos de entrenar ciertas habilidades que serán esenciales y distintivas en el momento de conseguir un puesto de trabajo.

No nos encontramos en un entorno vuca, sino en un entorno «supervuca» ya que estamos navegando en la incertidumbre y, por lo que una competencia importante para encontrar trabajo será la demostración de que sí somos capaces de navegar con esa incertidumbre.

Por otro lado hemos de trabajar la resiliencia; las personas resilientes que son capaces de captar  oportunidades en las crisis, aquellas que se crecen ante las adversidades, las personas que sepan construir su relato, que transmitan la confianza en sí mismas que trabajen sus miedos… La resiliencia y la gestión de la incertidumbre van a ser competencias para todos y es por ello que hay que entrenarlas. Quienes consigan mantenerse en ese centro de todo lo que vamos a vivir dada la situación, son los que van a resistir.

Cuanto más busques seguridad, menos tendrás. Pero cuanto más busques oportunidades es más probable que logres la seguridad que deseas.

Brian Tracy

33 respuestas de ¿A qué nos enfrentamos?

  1. Totalmente de acuerdo Inma. El éxito residirá en aquellos que sepan ver de la situación actual una oportunidad en lugar de un obstáculo infranqueable.
    Por otro lado, otro tema es cómo la sociedad responderá al teletrabajo a largo plazo. Para muchos nos es difícil distinguir la vida laboral de la familiar o social al compartir un mismo espacio para desempeñar ambas, algo que antes estaba claramente diferenciado.

  2. De todo esto, como bien has deducido, quisiera recalcar la necesaria y olvidada mirada al otro, que se debe recuperar cuanto antes. El vivir en sociedad nos afecta en todos los ámbitos de la vida y es por esto que una sociedad sumamente individualista sólo se dirige al caos económico, social y, en tiempos de pandemia, vital.

  3. Muy buen análisis Inmaculada Poveda Sol. Desde el inicio de esta crisis hay quien se ha lamentado por las oportunidades perdidas, y otros que han sabido aprovechar las oportunidades para reinventarse y buscar nuevas oportunidades que el mercado ha demandado y ha sabido agradecer. Buen trabajo

  4. Pingback: see
  5. Pingback: w88 lite
  6. Pingback: face mask
  7. Pingback: AR-12 Pro

Deja un comentario