Principales transformaciones que experimentará la logística gracias a la tecnología

En el momento actual, la gestión empresarial está transformándose a gran velocidad. Esto ha dado lugar a una continua evolución en todas las áreas de la empresa y, por supuesto, la logística no iba a ser diferente.

Francisco González, en un post anterior sobre “El uso de la tecnología en la logística“, nos indicaba una serie de mejoras tecnológicas que podemos implementar en nuestros sistemas de logística:

  • Analítica y business intelligence
  • Intercambio electrónico de datos (EDI).
  • Movilidad en la supply chain
  • Cadena de suministro sostenible
  • Soluciones cloud

A estas soluciones tecnológicas debemos unir otra serie de tecnologías, emergentes en mayor o menor medida, como son:

  • Etiquetas RFID
  • Elementos de movilidad
  • Impresión en 3D
  • Internet de las cosas
  • Drones
  • Vehículos sin conductor

Y otras muchas que vendrán a corto y medio plazo, y que la logística deberá incluir en sus procesos para optimizar costes y mejorar el servicio a los clientes.

¿Cuáles son las principales transformaciones que experimentará la logística gracias a la tecnología?

En este post no queremos centrarnos en las mejoras tecnológicas, sino en las transformaciones que aquellas van a generar en los procesos logísticos. La puesta en marcha de estas mejoras tecnológicas en las áreas logísticas de las empresas o en compañías especializadas en la prestación de servicios logísticos nos debe llevar a:

  • Aumentar la eficiencia y conseguir ventajas competitivas, tanto por las aplicaciones o sistemas orientados a la gestión de la información y a la relación con el cliente como por los sistemas de gestión interna. Las medidas específicas en las que se concretaría son:
    • Desaparición del papel en los documentos operativos de la cadena logística, con su correspondiente incidencia en errores administrativos y costes.
    • Disminución de los tiempos dedicados a la reclamación y el seguimiento de pedidos, al disponer de la información compartida.
    • Mejora de los niveles de comunicación interna dentro de la compañía, con su incidencia en el ambiente y la motivación de los empleados.
  • Mejora de la productividad y el control en los procesos de transporte, tanto de larga distancia como de distribución urbana de mercancías, consecuencia de la aplicación de elementos de movilidad y software específico a su trabajo. Las acciones en las que se concretarían las mejoras tecnológicas son:
    •  Conocimiento en todo momento de la situación de los transportistas, factor básico para prestar el mejor servicio al cliente.
    • Información instantánea de los envíos entregados o no.
    • Mejora de las emisiones de los vehículos, por un mayor control del estilo de conducción de los transportistas.
    • Incremento de las garantías de control de los productos tanto en temperatura como en otras condiciones medioambientales.
    • Y, por supuesto, en el momento en que haya una legislación adecuada, la utilización de vehículos inteligentes o drones en el proceso de entrega de la mercancía.
  • Disminución de los errores de servicio al cliente, consecuencia de equivocaciones que se producen en los procesos de preparación de pedidos o de entrega. La utilización de la RFID nos puede llevar a conseguir un mayor nivel de satisfacción de los clientes, así como a evitar los costes que genera el ciclo de la logística inversa, aunque no se suprimirán en su totalidad.
  • Mayor control de los inventarios: la diferencia de inventario de la compañía disminuirá de una manera importante y será posible tener un inventario cercano a los cero errores.
  • Reducción de los niveles de inventario en la cadena de suministro, consecuencia de diferentes factores como son:
    • La información de ventas compartida gracias a los avances tecnológicos, lo cual nos permite mejorar nuestras previsiones y, por tanto, los niveles de inventario.
    • El control del inventario que señalábamos en el punto anterior.
    • La colaboración y el seguimiento continuado de los procesos de reaprovisionamiento.
  • Información actualizadade los elementos claves del negocio, de sus activos,lo que nos llevaráa tomar ladecisiónmás correcta en cada momento a través de la recolección de datos, la gestión de la información, la gestión del conocimiento y la analítica de datos.
  • Todo esto sin olvidar las posibilidades a la hora de abrir nuevos servicios dentro de la cadena logística que incrementen el valor que añadimos al cliente y por tanto su nivel de satisfacción con nuestra empresa.

En definitiva, la aplicación de la tecnología en la cadena logística tiene que llevarnos a:

  1. Optimizar operaciones, dedicando cada vez menos tiempo alos diferentes procesos operativos, lo cual se verá reflejado en plazos de entrega cada vez más cortos para nuestros clientes.
  2. Mejorar la visibilidad en toda la cadena de valor: será posible conocer la situación de la mercancía en tiempo real sea cual sea la fase del proceso operativo logístico en la que se encuentre el pedido de un cliente.
  3. Lograr un alto nivel de fidelización de nuestros clientes, consecuencia de una mejor experiencia en el momento de utilizar los servicios que presta el área logística.
  4. Ser capaces de identificarcon rapidez los puntos de mejora y cuellos de botella que nos permitan entrar enuna dinámica de mejora continua.
  5. Tomar decisiones de manera más ágil y acertada para adecuar el funcionamiento de la cadena logística de la empresa a la realidad tan cambiante que encontramos en el mercado.

El futuro de la logística va a mantener una evolución constante en todas las empresas que se dedican a ella o disponen de esta área dentro de su estructura empresarial.

 

Déjanos tu comentario

Tu e-mail no será publicado. Los campos requeridos están marcados con un *