Marketing sensorial | 5 ejemplos de marcas que aprovechan los estímulos

Tiempo de lectura 5 minutos

Comunicar a través de los sentidos es todo un reto para los profesionales del ámbito del marketing. El marketing sensorial se ha convertido en una herramienta estratégica para algunas marcas con visión de largo plazo.

Con este enfoque en el posicionamiento se trabajan aspectos emocionales que se ven reflejados en la propia identidad de marca ante su público objetivo, gracias a una comunicación más creativa, fresca, novedosa e incluso irracional en algunos casos.

Además, en este escenario se dan las condiciones perfectas para que se pueda producir una verdadera experiencia de cliente y se genere un recuerdo positivo e imborrable de alto impacto.

Sin duda, los estímulos sensoriales son capaces de provocar recuerdos intensamente ligados a las emociones. Por este motivo, estas acciones son más perdurables en la memoria, ya que los seres humanos recordamos mejor aquellas situaciones que han puesto en juego a alguno de nuestros sentidos.

Son muchos los estudios que certifican que las personas podemos tener recuerdos del 1% de lo que tocamos, del 2% de lo que escuchamos, del 5% de lo que vemos, del 15% de lo que probamos y del 35% de lo que olemos.

Obviamente, cada sentido pone en liza su dificultad concreta a la hora de intentar usarlos como herramienta de marketing sensorial. Podemos trabajar con ellos de manera individual o de manera combinada. Cierto es que a mayor dificultad de dicha combinación, mayor expresividad y resultado experiencial debe surgir a la hora de ponerlo en práctica.

Un aspecto muy importante para tener en cuenta dentro del concepto de marketing sensorial es su ámbito de aplicación. No es lo mismo que desarrollemos estrategias y acciones para escenarios offline que para escenarios online.

Cuando la marca comunica sensorialmente en territorios offline, en teoría podemos usar cualquiera de los cinco sentidos. No ocurre lo mismo cuando trabajamos en territorios digitales, ya que tan solo la vista y el oído tienen opciones de desarrollo interesantes. Por su parte, el tacto, el olfato y el gusto son un auténtico reto por resolver.

5 ejemplos de marcas que aprovechan los estímulos

Vamos a descubrir cinco ejemplos, uno por cada uno de los sentidos, que han desarrollado con éxito cinco marcas diferentes. En ellos se puede comprobar perfectamente el enfoque de público objetivo, justificándose la secuencia mágica que define la estrategia del círculo de oro de Simon Sinek: por qué, cómo y qué.

Ejemplo 1: Marketing visual

Hay infinidad de opciones para trabajar este ámbito: formas, colores, trasfondos, rasgos humanos, números, letras, etc.

En el ejemplo que quiero destacar, vamos a hablar de gestión de marca (branding);en concreto, de cómo aplicar un concepto de marketing visual a la propia identidad de la marca, es decir, a su propio logotipo.

Like4like es una marca española de moda juvenil, que en su identidad gráfica utiliza un ambigrama. La marca está escrita de tal forma que admite dos lecturas diferentes. Se puede leer de manera normal y también dándole un giro de 180°. Este tipo de ambigrama se denomina de simetría central.

¿Qué consigue la marca con este recurso? Un dinamismo tremendamente sutil, que sorprende cuando se descubre y que gusta mucho al público objetivo, aunque también a las mamás y los papás, que son quienes compran sus productos.

Esta pequeña pero interesante versatilidad de la marca genera en los usuarios un notable nivel de recuerdo, además de ser objeto de conversación entre ellos, lo que da lugar a su vez a mayor notoriedad y repercusión.

Más información: like4like.es

Ejemplo 2: Marketing auditivo

Hay sonidos que no puedes quitarte de la cabeza en un buen rato una vez que los has escuchado. Incluso es probable que no puedas dejar de tararearlos.

Puede ser una canción o un conocido sonido al que llamamos jingle.Hablamos de un auténtico superviviente publicitario al que han recurrido muchas empresas para instalar en nuestra mente un sonido asociado a su marca.En estos momentos, estoy seguro de que ya te habrá venido alguno a la cabeza.

Un jingle es una pieza musical sintética, sencilla, simple y, sobre todo, muy fácil de recordar, que puede estar compuesto por música únicamente o incorporar letra.

Como ejemplo, voy a destacar un jingle muy reciente, concretamente de Mastercard, la famosa marca de tarjetas de crédito y de débito.

A principios de 2019 estrenó su nuevo audiologo. Este consiste en un jingle de apenas seis notas muy identificables, que se está usando a la hora de pagar, al acabar una publicidad, al esperar en atención al cliente o en cualquier otro tipo de presencia de la marca, con el objetivo de generar una fuerte asociación con ella.

Descúbrelo aquí: Jingle Mastercard

Ejemplo 3: Marketing olfativo

Estamos ante el elemento sensorial que mayor nivel de sensaciones genera en el ser humano. Esto es extensible a nuestro comportamiento como consumidores.

Uno de los mejores ejemplos que he visto nunca en este ámbito sensorial es el caso de la cadena hotelera de lujo Swissôtel. La marca encargó la definición de un aroma propio para sus puntos hoteleros en todo el mundo.

El denominado aromarketing se encarga de desarrollar fragancias que actúen como elemento emocional enfocado al público objetivo de una marca.Eso sí, la definición estratégica necesita estar perfectamente delimitada, ya que el aroma debe tener una relación clara y evidente con la personalidad de la marca.

En el caso mencionado de Swissôtel, la peculiaridad es el aroma seleccionado en un largo proceso de investigación realizado por la experta en marketing olfativo Sissel Tolaas, quien definió que los hoteles de la cadena debían oler a dinero.

La secuencia lógica es que, si una cadena de hoteles de lujo acoge a consumidores de poder económico relevante, el olor a dinero podía ser un interesante vínculo emocional. Resulta apasionante cómo llegó a determinar esta estrategia.

A su vez, el dinero huele a diferentes elementos, cada uno con sus matices particulares, que en conjunto dan lugar a un aroma tremendamente particular.

Ver documental Seducir al consumidor (La2):

Parte 1

Parte 2

Parte 3

Parte 4

Ejemplo 4: Marketing táctil

Este ejemplo me resulta fascinante. Por desgracia, muchas personas carecen de las propiedades adecuadas enalguno de sus sentidos.Es el caso de las personas que sufren problemas visuales o son invidentes.

Dot es una marca que desarrolló un smartwatch especial para invidentes con el fin de que estas personas puedan estar conectadas e informadas en tiempo real.

Se trata del primer reloj inteligente enfocado al segmento de las personas ciegas, por lo que su desarrollo está fundamentado en la generación de interacciones mediante el uso del lenguaje braille.

Hablamos de un proyecto que pretende cubrir la necesidad social de un colectivo muy concreto. En este caso, el componente táctil abre la puerta a esta innovación.

Me gusta el aspecto de intimidad que proporciona este dispositivo, ya que solo el usuario puede leer lo quemuestrasu pantalla.

Descúbrelo aquí: Dot

Ejemplo 5: Marketing gustativo

¿Qué mejor forma de promocionar un restaurante que entregar una tarjeta de visita comestible?Esta fue la original y estratégica idea, fundamentada en el marketing gustativo, que tuvo el afamado restaurante Sagartoki.

Este templo vasco de la gastronomía española desarrolló unas tarjetas de presentación compuestas por unas láminas vegetales comestibles. Con ellas, los clientes pueden degustar las increíbles creaciones del restaurante.

Es importante destacar, como hemos podido comprobar con el resto de los ejemplos, que los seres humanos consumimos los productos desde lo irracional y justificamos ese consumo desde lo racional.

Más información: Sagartoki

Para finalizar este post, os invito a pensar en vuestra propia marca. ¿Imagináis poder implantar una estrategia de marketing sensorial en la que se use cada uno de los cinco sentidos? Todo un reto, sin duda, aunque quizás nos conformaríamos con poder desarrollar al menos una estrategia con alguno de los sentidos y que esta fuera fructífera.

El marketing sensorial es un mundo que apenas estamos empezando a descubrir y a entender, por lo que en él todo está por hacer. ¡Vamos a aprovecharlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *