La controversia en el liderazgo de la transformación digital de las organizaciones

Tiempo de lectura 2 minutos

Cuando se trata de liderar la transformación digital de una organización, nadie duda que toda la alta dirección, con el CEO a la cabeza, debe ser un ejemplo para seguir, fuente de conocimiento e inspiración. Y nada ni nadie puede reemplazar este compromiso y liderazgo.

Sin embargo, como en la práctica todo proceso debe tener un propietario que impulse y asegure su ejecución en tiempo, recursos y forma, es recomendable que exista un directivo específico para tal fin, al que se le llama habitualmente CDO (chief digital officer o director de digitalización).

La responsabilidad de este CDO es lograr operaciones más eficientes, empleados más satisfechos y empoderados, una relación y un funcionamiento cada vez más digital con los clientes y la transformación de productos, servicios y modelos de negocio, aprovechando para todo ello la capacidad de innovación y de mejora de productividad de las tecnologías disruptivas, los datos y el software.

Sin embargo, donde no existe un CDO o hay que promocionar a algún otro directivo a este puesto, la discusión suele darse entre el CIO (chief digital officer o director de informática) y el CMO (chief marketing officer o director de marketing).

De forma genérica, podemos decir que el CIO suele estar preocupado por dar servicio al negocio, pero también por el gobierno de la infraestructura TIC y las aplicaciones, la seguridad, el cumplimiento legal, la consistencia de datos, la integración de las aplicaciones y servicios, la coherencia y la actualización tecnológica y de la arquitectura, la escalabilidad y la fiabilidad de los sistemas, etc. Y el CMO suele tener prisa en responder al mercado y sus tendencias, establecer una estrategia holística de customer journey,probar nuevas tácticas, descubrir nuevas vías de llegar al cliente, generar engagement o ventas, etc.

Se diría que la suma de ambas fortalezas y virtudes darían el sustrato para el CDO ideal o, como mínimo,para un nuevo directivo necesario en cualquier organización donde tecnología y negocio están cada vez más intrincados.Así nace el concepto de CIMO (chief information and marketing officer): ese directivo que entiende y domina su mercado y al nuevo cliente digital, así como el actual y nuevo modelo de negocio de su empresa, y lo hace no solo con una sólida base tecnológica, sino que aprovecha todas las posibilidades de sus actuales y futuros sistemas de información para obtener la mejor versión (nueva o transformada) de su organización.

El CIMO quizás sea una rara avis hoy en día, pero cada vez observo que son más los ingenieros que cursan másteres muy de marketing, como el GESCO de ESIC, sembrando la semilla con esta fusión de un profesional muy potente para un presente y futuro que los necesita.

En todo caso, más allá de las siglas CIMO, CDO, CIO o CMO, la clave en el actual mundo empresarial, necesitado de transformación digital, está en contar con directivos enfocados en el negocio con un enorme dominio tecnológico y directivos de tecnología con orientación y pasión por el negocio. No hay término medio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *