Veganos; ¿otra moda millennial alimentaria o una nueva forma de alimentarse y vivir?

Tiempo de lectura 8 minutos

Empezamos por buscar la definición de veganismo (como los millennials y no tan millennials estamos acostumbrados a hacer) recurriendo a Google, el sabelotodo de la clase, para ver lo que este famoso y ruidoso nuevo término nos plantea en realidad.
Vegano o veganismo es lo que le pregunto al todopoderoso Google y vamos a ver lo que me contestó…

Las primeras indagaciones llevan a definiciones como «estilo de vida que rechaza el uso de productos y servicios que provengan de animales no humanos, sea para alimentos, vestimenta, medicamentos, cosméticos, transporte, experimentación, ayuda en el trabajo o del mantenimiento de animales de compañía».

Empezamos regular, porque si analizo esta amplia definición, ya se me plantean las primeras dudas. Está claro de qué se trata, pero también es verdad que hay algunos términos poco explicados en dicha definición, según mi opinión y siempre desde el máximo respeto.

Solo por generar un poco de polémica desde el principio, consideremos un animal no humano como un perro guía, que trabaja asistiendo y siendo los ojos de una persona invidente. ¿Este caso estaría aceptado por los «hard veganos»? ¿O considerarían que hacer trabajar a un animal va contra sus creencias?

Seguimos profundizando un poco más en el término para conocerlo mejor y así tener una idea y una opinión bien formada al respecto. Vemos como el término vegan apareció en 1944, citado por Donald Watson en el primer número de The Vegan News en Inglaterra; en este escrito, el fundador de The Vegan Society explicó que creó el término por rechazo a la crueldad y explotación que también implica el lactovegetarianismo, y compara la explotación animal con la esclavitud humana.

Según lo analizado, el origen del veganismo se remonta a la antigua Grecia y a la India, pues antes de que Donald Watson citara el término, el famoso activista Gandhi ya ponía los cimientos del concepto en su discurso «La base moral del vegetarianismo» en Londres, allá por 1931.

Respecto a otros hitos históricos del veganismo, podemos citar la fundación en 1960 de la American Vegan Society o el uno de noviembre de 1994, cuando se estableció el Día Internacional del Veganismo para conmemorar la creación de la sociedad vegana.

En 2010 el Parlamento Europeo adoptó una directriz de etiquetado para los alimentos de tipo vegano que entró en vigor en 2015. También en el mismo año 2010 se conoció la primera carnicería vegetariana, De Vegetarische Slager, que vende productos vegetarianos con sabor a carne para atraer clientes.

En 2014 vegano y veganismo se introdujeron en la 23.a edición del Diccionario de la Lengua Española, reconociendo así su popularidad y presencia en la sociedad española.

Hoy por hoy el término ha germinado en la sociedad hasta alcanzar niveles de amplia representatividad, y casi todo el mundo ya ha oído hablar alguna vez de alguien que se ha convertido al veganismo.

El fenómeno «veggie»

Traemos algunos datos para entender el fenómeno «veggie»:

  • A nivel global en España ya son más del 7,8% las personas que se consideran «veggies» (veganas y vegetarianas).
  • Una de cada 10 mujeres mayores de 18 años es «veggie», lo que supone algo más de dos tercios del total de personas «veggies» en España.
  • El 51,2% son personas urbanas que viven en ciudades de más de 100.000 habitantes. Si lo comparamos con el conjunto total de la población, los habitantes urbanos constituyen el 45,5% de la población en España.
  • Hoy en día, el mercado global de pro­ductos «veggies» mueve 4.000 millones de dólares y tiene un crecimiento anual estimado del 6%. Se calcula que en el año 2020 esta cifra superará los 5.000 millones de dólares. (Estos datos excluyen productos de consumo mixto que no pueden clasificarse solo para «veggies» como las leches vegetales o los smoothies de frutas y verduras).

(*) Fuente de los datos: informe The Green Revolution de la empresa Lantern.

Según una encuesta realizada por la misma consultora, los motivos de las personas para hacerse «veggies» fueron:

  • El 57% indica motivos éticos y animalista.
  • El 21% se decanta por la sostenibilidad.
  • El 17% alega motivos de salud.

No obstante, no existe un solo motivo a la hora de adoptar este tipo de dietas según el estudio realizado.

Tipos de veganismo:

Y para entender el origen de estos fenómenos sociales, vamos a profundizar en los tipos actuales presentes en la sociedad del movimiento vegano. Encontramos tres corrientes principales que avalan su desarrollo y presencia en nuestros días:

  • El veganismo ético

Su principal razón es mostrar el máximo respeto por los animales como seres con sentimientos. La explotación y el sacrificio animal supone un daño que excede al beneficio aportado; por eso, rechazan la utilización de productos y servicios animales.

En los últimos años hay algunos estudios que consideran a las plantas como seres vivos que sienten, y este aspecto se debe tener en cuenta de cara al futuro avance de este tipo de dietas y movimientos.

  • El veganismo ambiental

El cuidado del medioambiente es el valor que defienden, y no les falta parte de razón ante el calentamiento global que estamos viviendo en los últimos tiempos (perdón por el juicio de valor introducido). La dificultad de encontrar un desarrollo sostenible y poco lesivo para las generaciones presentes y futuras hace que mucha gente se conciencie de la necesidad de hacer algo al respecto, y el movimiento vegano ambiental les da la razón para empezar con un pequeño gran paso.

El veganismo ambiental también declara abiertamente la guerra a la gran industria de la ganadería y la considera un mal mayor, no solo por el maltrato animal, sino también por los residuos que genera y expulsa al medioambiente, lo que lo convierte en un tema ampliamente discutido y criticado.

Por desgracia, cada día es más común oír noticias negativas de asaltos a industrias agroalimentarias o restaurantes, donde los radicales del veganismo quieren imponer sus ideas a base de gritos y actos violentos, algo que va claramente en contra de sus principios de no hacer daño a los animales… aunque sean humanos.

  • El veganismo dietético

Este movimiento es el llamado «vegetarianismo estricto» y es la adopción de esta dieta por razones de salud. Los efectos beneficiosos de este tipo de alimentación, sobre todo en personas con enfermedades como la diabetes de tipo 2, hacen que se sumen muchas personas. Según este movimiento, las dietas veganas bien planificadas pueden reducir el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades coronarias, ciertos tipos de cáncer, hipertensión y obesidad, entre otras.

Este último tipo de veganos dietéticos es polémico por estar contraindicada la dieta en algunos momentos de la vida de las personas. Así, la Asociación Alemana de Nutrición o la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición no aconsejan seguir este tipo de dietas a lactantes, niños/as en desarrollo o mujeres embarazadas. La principal sugerencia de no usar este tipo de alimentación se debe a la carencia de vitamina B12, vitamina D, calcio, ácidos grasos omega 3, hierro y zinc. Es habitual que las dietas veganas se complementen con suplementos de estas vitaminas en comprimidos para así no padecer problemas de salud.

Análisis del veganismo desde el punto de vista del marketing

Y analizando el asunto desde el punto de vista del marketing, como me gusta hacer en los artículos, podemos segmentar el movimiento en submovimientos o clases diferentes de la corriente principal del respeto a los animales. Y nos encontramos con que las personas se definen así:

Tipo de dieta

¿Qué comen?

Características

Ovovegetarianismo

Alimentos de origen NO animal y huevos

Preferiblemente huevos de corral o ecológicos para evitar el daño a las gallinas

Lactovegetarianismo

No comen carne, pero sí comen lácteos como queso, mantequilla y yogur

Muy presente en religiones como el budismo, hinduismo, jainismo y sijismo

Apivegetarianismo

Alimentos vegetarianos y miel

Otras corrientes consideran que la apicultura es un tipo de explotación animal.

Veganismo dietético

Alimentos de origen NO animal

Se los llama también «vegetarianos estrictos».

Veganismo ético

Alimentos de origen NO animal

NO consumen ningún producto que provenga de la utilización de animales, como ropa o cosméticos.

Veganismo ambiental

Alimentos de origen NO animal

Consideran que la industria animal (especialmente el ganado vacuno) vuelve inestable al medioambiente.

Crudiveganismo

Alimentos de origen NO animal y comida cocinada a más de 40 o 48°

Sostienen que cocinar los alimentos por encima de esos grados reduce su valor nutritivo.

Frugivorismo o frutarianismo

Solo frutas o plantas

Consumen alimentos que puedan recolectar sin dañarlos, como los frutos y las semillas.

Y en este suculento panorama aparecen las voces de quienes decimos que todo esto, desde el punto de vista del marketing, puede ser un gran bocado para la industria alimentaria, la restauración y otras industrias que sepan ver el nicho.

Personalmente, creo que sí lo es, pero no solo como una nueva oportunidad, sino más bien como una adaptación de los gustos y hábitos alimentarios de una sociedad que no para de evolucionar.

De hecho, la industria ya está dando sus primeros pasos para satisfacer las necesidades de estas nuevas «tribus alimentarias», que además consumen productos nuevos y a veces caros por ser novedades en el mercado.

 

Algunos ejemplos de nuevos productos adaptados a los nuevos gustos son:

  • LITORAL vegetal lentejas con quinoa y chía: plato preparado sin gluten. Tal y como dicen en su página web www.agustoconlavida.es, es un plato «apto para vegetarianos, veganos y dietas sin gluten».

 

  • «Embutido Noel veggie, las lonchas de siempre elaboradas con clara de huevo de gallinas camperas y alcachofas, que les confieren un sabor inconfundible. Tus bocadillos y ensaladas, ahora más veggies que nunca», nos dicen desde su página web.

 

  • Mayonesa vegana sin huevo, apta para veganos. La marca Hellmann’s adapta su gama de productos para dar respuesta a los nuevos gustos.
  • O el Baileys vegano, fabricado con leche de almendras.

 

Si miramos a la industria alimentaria, podemos ver cómo se están «cociendo» estos productos desde los centros tecnológicos agroalimentarios. Tenemos un claro ejemplo de ello en CTIC CITA, Centro Tecnológico Agroalimentario de La Rioja, que ha creado el producto sustitutivo de carne Veggian®, un nuevo producto para dar respuesta a las nuevas necesidades de los clientes veganos.

«Yo antes comía carne, y la verdad es que me gustaba su sabor, pero he decidido dejar de consumir carne; eso sí, la echo de menos de vez en cuando» es una frase típica de personas que han cambiado sus hábitos alimentarios hacia las nuevas opciones comentadas en el artículo.

La industria agroalimentaria, en este caso el producto Veggian®, ha creado un topping de aspecto, sabor y olor a carne picada de ternera para cubrir las dos necesidades básicas que los veganos pueden tener: comer alimentos sanos y ricos a la vez que comen algo que recuerde a la carne en aspecto, olor y sabor, pero sin que sea carne.

El Veggian® es un superalimento que responde a estas nuevas circunstancias del mercado, y puedo afirmar que con un resultado más que sorprendente.

Es un producto 100% vegetal con textura de carne para utilizar como condimento en salsas, relleno de tacos, topping de pizzas, etc.

Las características organolépticas del Veggian® como producto sustitutivo de la carne son:

  • 100% vegetal
  • Alto contenido en proteína
  • Sin gluten
  • Sin lactosa
  • Sin organismos genéticamente modificados
  • Sin colesterol
  • Alto contenido de fibra
  • Proteína de alta digestibilidad
  • Posee todos los aminoácidos esenciales
  • Fuente de minerales: potasio, fósforo, selenio y sodio
  • Fuente de vitaminas B2, B3 y B5
  • Perfil lipídico con predominio de ácido grasos monoinsaturados
  • El producto se presenta fresco, deshidratado y en formato IQF (congelación rápida individual)

Y su presentación es algo que se cuida mucho porque la industria alimentaria sabe que muchas veces comemos con los ojos, por lo que la presencia hace mucho a la hora de probar o no estos productos.

 

 

Tacos con Veggian®

Pizza con Veggian® de pollo.

 

 

                                                                                                                                    Boloñesa con Veggian®

 

Quiero agradecer al CTIC CITA www.cticcita.es las fotografías facilitadas y toda la información que me han enviado sobre el mundo del veganismo y sobre su producto Veggian®

Visto lo visto, al analizar el no tan nuevo concepto de veganismo e intentar entenderlo más a fondo, y sobre todo al echar un vistazo a las suculentas fotografías de productos preparados y listos para degustar con base de productos veganos, se me ha abierto el apetito. Habrá que probarlos para satisfacer nuestro curioso paladar y luego decidir…
¡Que os aproveche!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *