Qué ventajas tienen las ferias comerciales frente a otras herramientas de marketing

Tiempo de lectura 4 minutos

Antes de escribir estas líneas, leo en LinkedIn un post del empresario Rafael Juan que capta toda mi atención en las fechas previas a la participación de su empresa en una conocida feria de alimentación que se celebra en Alemania.

Con mucha ilusión, aterrizamos en la Feria ANUGA de Colonia, una de las citas en alimentación más importantes del mundo para presentar, a través de nuestros dos stands, nuestra nueva línea de productos de la marca Be plus con una completa gama infantil y otra de platos preparados refrigerados!! Entendemos que las ferias son siempre un escaparate frente a potenciales nuevos clientes, te permiten ampliar la red de contactos y también te ayudan a fortalecer la imagen de la empresa!! Por este motivo, decidimos acudir a aquellas ferias del sector en los países o zonas donde queremos tener una mayor penetración. Muchas veces son la primera toma de contacto con clientes internacionales. De hecho, por ejemplo, en Argelia, donde tenemos una planta de producción, el primer contacto con nuestro socio fue en una feria en el país. Os esperamos en el Hall 2.2 Stand B-019 y en el Hall 5.1 Stand D-050!!

Excelente manera de comunicar su inminente asistencia al mencionado certamen —lo que deberían hacer todas las empresas expositoras de una forma u otra— y de señalar las ventajas que, en su opinión, tienen las ferias como instrumento de marketing.

Otras ventajas o características que podríamos apuntar sobre las ferias comerciales son:

  • Concentran oferta y demanda en unos pocos días.
  • Favorecen los procesos de venta.
  • Permiten el intercambio y la comunicación personal con los clientes.
  • Reúnen a un público objetivo seleccionado y motivado.
  • Generan mucha información en poco tiempo y son una excelente manera de tomar el pulso al mercado y de conocer tendencias actuales y futuras.
  • Facilitan la presentación y la demostración de productos, maquinaria y nuevas tecnologías.
  • Facilitan el acceso a otros mercados (exportación).
  • Sirven para encontrar distribuidores y agentes, y para conocer mejor a los competidores.
  • Las empresas pueden testar novedades.
  • Permiten atender a clientes habituales, contactar con otros nuevos, así como comprobar su grado de satisfacción respecto a productos y novedades (feedback inmediato).
  • Ahorran tiempo a los visitantes, que pueden conocer y hablar con diferentes proveedores, además de comprobar las características de sus productos antes de la compra comparando asimismo precios y condiciones, y utilizando los cinco sentidos: ver, tocar, oír, oler, degustar, probar in situ…

Algunas personas también ven en las ferias ciertas limitaciones, como el alto coste de participar en ellas, la dificultad para medir los resultados o para atender debidamente a todos los clientes cuando hay muchas visitas al mismo tiempo e incluso la proliferación de ferias de un mismo sector.

Nuevas ferias, más oportunidades

En los últimos años hemos visto que han surgido ferias de sectores emergentes y congresos especializados con área expositiva en España y en otros países, que se suman a la relación de eventos tradicionales como son las ferias de alimentación y bebidas, construcción, mueble y decoración, regalo, agricultura, turismo, belleza, joyería y bisutería, máquina-herramienta, automóvil, franquicia, moda, calzado, medioambiente, náutica, salud, seguridad, oferta educativa, empleo o sector inmobiliario, entre muchos otros. Todas estas ferias van evolucionando edición tras edición para adaptarse a las necesidades de los sectores involucrados, y sus organizadores se esfuerzan en incrementar su interés mediante actividades complementarias como conferencias, seminarios, mesas redondas, debates, demostraciones, concursos, exposiciones, presentación de tendencias y otras similares.

¿A qué nuevos sectores nos estamos refiriendo? Entre otros, cabe mencionar los relacionados con las nuevas tecnologías (móviles, Internet de las cosas, realidad aumentada, blockchain…), ciudades inteligentes, innovación industrial, drones, robótica, videojuegos, coches eléctricos, manga…, pero también hay una corriente de ferias, itinerantes en algún caso, dedicadas a las manualidades, bodas y celebraciones, liquidación de stocks, productos para bebés y mamás, productos ecológicos, vehículos de segunda mano, mascotas, tatuajes… habitualmente de ámbito regional y que se dirigen al público en general.

A modo de ejemplo, en estas últimas semanas he seguido las noticias relativas a la celebración de Madrid Games Week, una exitosa feria de videojuegos. Se trata de un sector relativamente nuevo en el mundo ferial, que facturó en 2018 en España más de 1.500 millones de euros, según datos facilitados por la asociación AEVI.

Según sus organizadores, más de 139.000 personas visitaron esta última edición, que reunió las novedades de grandes marcas del sector del videojuego, las ligas de e-sports, numerosas actividades para profesionales y público (concursos y premios para los fans del manga y el mundo del cosplay, juegos clásicos del espacio retroworld o un nuevo pabellón sobre realidad virtual) en más de 50.000 m2 y 250 estands. También tuvo lugar un congreso internacional con 300 asistentes. Pero esta no es la única feria del sector. En el panorama nacional se celebran otros certámenes similares o de sectores relacionados: NiceOne Barcelona, DreamHack, Gamepolis o Video Game Comic… por mencionar unas pocas.

Todas estas actividades están haciendo que las ferias, tanto las de carácter profesional como las abiertas al público, se conviertan en atractivos e interesantes eventos experienciales para los visitantes y en oportunidades de promoción y comunicación para las compañías a través de su presencia con estand, pero también gracias a la posibilidad de protagonizar, intervenir en diferentes eventos o actuar como patrocinadores.

El sector ferial en España no solo lo componen las instituciones feriales que gestionan los recintos (unos 45 en total) y organizan o coorganizan sus propias ferias, sino que también hay empresas privadas y algunas asociaciones que llevan a cabo sus ferias en dichos recintos o en otras instalaciones.

Las ferias comerciales, no suficientemente conocidas, continúan siendo excelentes instrumentos de marketing. Las empresas pueden aprovechar las ventajas que he mencionado anteriormente siempre y cuando pongan en práctica las acciones necesarias y adecuadas de marketing ferial a las que ya me he referido en otros artículos. Solo así podrán optimizar su participación y exprimir todo su potencial.

¡Tenlo en cuenta cuando confecciones tu próximo plan de marketing!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *