Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de terceros para realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies. Aceptar

La decadencia del populismo en América Latina

30 abril, 2016 / Artículo

Compartir

En los últimos meses, algunos factores han evidenciado el agotamiento del modelo populista en América Latina.

Por un lado, el caos económico en Venezuela caracterizado por una inflación anual estimada del 190% en 2016, la mayor del mundo, una caída del producto interior bruto del 9%, desabastecimiento de productos básicos, y los últimos aumentos de tarifas, resalta el agotamiento de un modelo económico acabado.

A su vez la deuda externa creciente en dólares, el bajo nivel de reservas internacionales y los déficits de balanza de pagos hacen presagiar nuevos ajustes.

En el caso de Argentina, el nuevo Gobierno de Mauricio Macri ha recibido una herencia por parte de Cristina Kirchner con una economía en caos, con combinación de inflación, déficit público alto, falta de inversiones, una economía subsidiada y con una productividad muy preocupante en un país rico como Argentina.

El tema de que tres cafés cuestan lo mismo que pagar por la electricidad o el agua mensual de la clase media, denota los desequilibrios de una economía subsidiada en ruinas.

Y resolver ese desaguisado tendrá un coste social alto e inevitable.

A su vez, la política de default respecto a la deuda externa del gobierno anterior ha agudizado la recesión por falta de financiación.

El deterioro de la situación económica en Ecuador y el rechazo a la reforma constitucional que permitía la reelección de Evo Morales en Bolivia es otro indicador de este deterioro del modelo populista.

Y aunque toda América Latina está sufriendo la crisis de menor crecimiento mundial, el menor crecimiento económico de China, la caída de los precios de las materias primas y la salida de capitales, en ningún país la crisis es tan profunda y estructural como en los que han adoptado políticas populistas.

El cerrar la economía, hostigar la inversión extranjera, gastar sin medida, emitir dinero descontroladamente, controlar los precios, establecer una renta básica de subsidios sin control ha demostrado su fracaso estrepitoso.

Deberíamos tomar nota en España de esta experiencia fallida.

Mario Weitz

Profesor de ESIC y consultor del Banco Mundial

30 abril, 2016 / Artículo

Compartir

Documentos

Artículo

Contacto prensa

Dpto. de Marketing & Comunicación

España

+34 914 524 100

comunicacion@esic.edu

Conoce más sobre ESIC