La telebasura como
fenómeno periodístico
y social.
Análisis del tratamiento
informativo en El País
y en El Mundo.
Junk TV as a journalistic
and social phenomenon.
Analysis of news handling
in El País and El Mundo
newspapers.
Myriam Martí Sánchez
Doctora por la Universitat de València y
Directora del Departamento de Comunicación y Publicidad en Esic Valencia.
myriam.marti@esic.es
aDResearch_No3.indb 28 04/01/11 9:12
El marco de referencia académico de esta investigación es la incorporación ocial
del término ‘telebasura en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Espa-
ñola (DRAE) en 2001, denida como conjunto de contenidos de baja calidad. Su
uso popular, sin embargo, se iniciaba una década antes para calicar los realities
estadounidenses, algunos programas de entretenimiento de origen transalpino
y los interminables culebrones americanos instalados en los matinales. Junto con
las críticas por la degeneración cualitativa de los contenidos, surgió cierta inquie-
tud social inducida por la progresiva degradación moral de algunos programas y
la emisión de los mismos en horario infantil, que llevaron a iniciativas como las de
la retirada de publicidad en algunos programas considerados ‘telebasura’.
Por lo tanto, este trabajo pretende evaluar en qué medida se produce el trata-
miento informativo sobre una realidad como la telebasura que ocupa y preocupa
a la sociedad española.
Para ello, se elige como método de estudio el ‘análisis de contenido’ del que se
han obtenido las unidades de registro que incluyen el término telebasura de los
diarios El País y El Mundo desde 1993 hasta 2006. Como ocurre con la mayoría de
las investigaciones relacionadas con los contenidos mediáticos, la cantidad de
mensajes es tan vasta que desafía cualquier análisis. Por ello, se ha seleccionado
una muestra representativa utilizando la técnica de ‘la semana construida’. Las
conclusiones muestran las claves que han determinado el tratamiento periodísti-
co de la telebasura para la prensa.
The academic reference framework of this investigation is the ocial incorpora-
tion of the expression “junk TV in the Royal Academy Dictionary of Spanish Lan-
guage (DRAE) in 2001, dened as “a set of contents of low quality. Its popular use,
however, began a decade before for denominating American reality shows, some
entertainment programmes of transalpine origin and the interminable South
American soap operas which are rmly installed in the morning slot. Along with
the critique of the content quality degeneration, a certain social concern began
to grow, encouraged by the progressive moral degradation of some programmes
and their showing during children’s viewing time, which led to initiatives such
as the removal of advertising in some programmes which are considered to be
“junk TV.
Therefore, this work aims to assess in what measure the informative treatment of
a reality such as junk TV, which concerns Spanish society, is handled.
In order to do so, we chose the content analysis” method of study from which we
have obtained the registry units which include the term “junk TV from El País and
El Mundo newspapers from 1993 to 2006. As happens with most investigations in
relation to media contents, the number of messages is so vast that it dees any
analysis. Therefore, we have selected a representative sample using the construc-
ted week method. The conclusions show the keys which have determined the
journalistic handling of junk TV in the press.
RESUMEN
ABSTRACT
Clasicación JEL:
Z00
Palabras clave:
telebasura, trata-
miento periodístico,
análisis de contenido,
semana construida.
JEL Classication:
Z00
Key words:
junk TV,
journalistic handling,
content analysis,
constructed week.
aDResearch_No3.indb 29 04/01/11 9:12
aDResearch ESIC
30
Primer semestre, enero-junio 2011
INTRODUCCIÓN
Tiranías mediáticas
La esperanza de que la libre competencia pro-
piciada por las televisiones privadas revertiría
en mayor diversidad y creatividad se fue dilu-
yendo en la década de los 90 en pos de un ob-
jetivo: la lucha por elevar las cifras de audien-
cia. El mercado condicionó en términos de
rentabilidad los contenidos de las nuevas emi-
soras, lo que produjo cierta homogeneización y
el cuestionamiento del concepto de calidad en
la industria televisiva.
Junto con las críticas por la degeneración
cualitativa, surgió cierta inquietud social indu-
cida por la progresiva degradación moral de
algunos programas y la emisión de los mismos
en horario infantil. Un análisis sobre “el impa-
rable éxito de la televisión basura en España”
publicado por el diario Times, indica que el tér-
mino sintetiza un fenómeno “cuya popularidad
se ha convertido en el sueño de los ejecutivos
de televisión, por los ingresos publicitarios que
genera y que han contribuido a extenderlo a
más programas”.
Su corresponsal, Graham Keeley, coincide
con la mayoría de los estudiosos del término al
situar los antecedentes de la telebasura en la fe-
roz competencia derivada del nacimiento de las
televisiones privadas. Señala algunos progra-
mas que en 2006 eran ejemplo paradigmático
del fenómeno y el capital que han supuesto
para las arcas privadas y públicas: ‘Crónicas
Marcianas’, ‘Aquí hay tomate’ y ‘Salsa Rosa’, to-
dos ellos de Tele 5; se refiere también a Antena
3, que produce dos de los más populares pro-
gramas telebasura y hasta cinco le asigna a TVE
(sin especificar cuáles). El artículo explica que
estos programas son capaces de enganchar a
la audiencia y generar importantes beneficios,
“vitales para el modelo televisivo comercial”
(Keeley, 2006).
Los cambios mediáticos llevaron a la prensa
a adaptarse al esquema del espectador-lector,
que en la nueva década contaba con más posi-
bilidades audiovisuales. Diezhandino se refería
en aquellos años a una “triple competencia” (de
la televisión, de la radio y de la vida) que intro-
dujo las técnicas del marketing en el negocio de
la información impresa para conocer y atender
las nuevas realidades (Diezhandino, 1994, 40).
Si esto sucedía a finales del siglo XX, en la
actualidad la competencia se ha multiplicado.
En un análisis titulado “El fin de la era de la
prensa”, el periodista y crítico de televisión
Juan Varela describe los ingredientes de la nue-
va “dieta informativa” de gran parte de la po-
blación:
• La televisión, el único medio de masas,
aunque son muchos menos los tele-
spectadores de telediarios e informativos.
• Los gratuitos, el diario de todos los días
para una gran parte del público, cómo-
dos, rápidos de leer, útiles… la nueva
prensa popular.
• Internet, el medio preferido por los jóve-
nes y los más exigentes, interesados en la
información actualizada, personalizada y
abierta a la participación (Varela, 2006,
27).
Ante este panorama de empacho mediático
plagado de ofertas informativas y de entreteni-
miento, el medio impreso trata de captar a su
público con una oferta de productos más atra-
yentes, mejor elaborados, bien diseñados y sen-
cillos de leer. Si la televisión ha sido y es parte
fundamental de la competencia, es curioso ob-
aDResearch_No3.indb 30 04/01/11 9:12
31
La telebasura como fenómeno periodístico y social
servar cómo la prensa le ha dado cabida en sus
páginas “más allá de lo debido”, según Eco. “Se
trata de un hecho único en la historia de la
competencia económica”.
1
Aceptando la influencia de las pantallas a to-
dos los niveles, la prensa opta por complemen-
tarlas y por ello, dedica una sección completa
no sólo a informar sobre las parrillas, sino tam-
bién a analizar, orientar y criticar los conteni-
dos de las pantallas. En este sentido, el enfoque
de una parte importante de los expertos en el
comentario audiovisual es crítico con el medio.
Según Esparza, la televisión se distingue por un
rasgo singular: es la única manifestación creati-
va donde los críticos son, casi sin excepciones,
abiertamente hostiles al propio medio (Espar-
za, 2001, 138).
Como indica Morán, “los artículos del críti-
co pueden servir a unos de trampolín hacia la
fama y a otros de guillotina”, porque la crítica
ejercida en los grandes medios se convierte
muchas veces en un eficaz instrumento publi-
citario (Morán, 1988, 24).
Esto lleva a la reflexión sobre las presiones a
las que puede verse sometido un crítico para
que, con más o menos discreción, coopere en la
defensa de determinados intereses. Bien es cier-
to que con relativa frecuencia se da el caso del
anunciante que, frente a una crítica adversa, re-
acciona retirando la publicidad o amenazando
con hacerlo si el periódico no cuida la imagen
del producto o servicio anunciado.
En este sentido, las múltiples manifestacio-
nes de desencanto ante los contenidos televisi-
vos han desembocado en códigos de autorregu-
1 Este fragmento fue leído por Umberto Eco en un seminario
promovido por la presidencia del Senado italiano a nes de enero de
1995, y publicado originalmente en L’Unità. El periódico virtual Etcéte-
ra, de México, lo reprodujo en junio de ese año.
lación que han adoptado las propias cadenas o
en iniciativas como la del Foro del Espectador y
otras asociaciones de espectadores y de padres,
que en 2003 pedían a las empresas que retira-
ran su publicidad de este tipo de programas en
horario infantil y anunciaban boicots a los pro-
ductos que insistieran en su patrocinio. El 23
de octubre titula el diario económico Cinco
Días: “Henkel, Matutano y Pascual retirarán su
publicidad de los programas ‘telebasura’. En la
noticia se dice que los programas referidos son
de Tele 5: ‘Gran Hermano’ y ‘Aquí hay tomate’
(Cinco Días, 2003).
Estos hechos llevan a una reflexión: ¿En qué
medida se produce el tratamiento informativo
sobre una realidad como la telebasura que ocu-
pa y preocupa a los lectores de la prensa? Sobre
la cuestión, afirma el defensor del lector de El
Correo Gallego:
“Las cartas que los lectores remiten a este
defensor van, por veces, más allá de la denun-
cia concreta de un error, de la discrepancia con
un titular o de la advertencia sobre una infor-
mación que, entienden, no se ajusta a los exi-
gibles parámetros de veracidad, rigor y con-
traste.
Son aquéllas que más que centrar su inte-
rés en un hecho determinado cuestionan la so-
breabundancia o carencia de tratamientos in-
formativos que el periódico ofrece sobre las
realidades que más preocupan a los lectores.
Bien por interpretar –desde el exceso irreflexivo
que llevan a la degradación de valores cívicos,
o por apreciar –desde una evidenciada caren-
cia– que hurtan reflexiones sobre la más polé-
mica actualidad.
Un buen número de esas comunicaciones
abundan en el análisis sobre el tratamiento que
el periódico hace de un creciente y alarmante
aDResearch_No3.indb 31 04/01/11 9:12
aDResearch ESIC
32
Primer semestre, enero-junio 2011
fenómeno, el de la telebasura. No tanto porque
no encuentre acomodo en las páginas, cuanto
porque no se hace en la medida que los lectores
interpretan que sería necesario (Salgado,
2005)”.
Es interesante observar la postura de la
prensa a la hora de cubrir ciertos contenidos
rodeados de polémica y considerados ejemplos
de telebasura. La primera edición del reality
Gran Hermano marcó un antes y un después
por la novedad, controversia y audiencia del
formato en España. En este sentido, Valdecan-
tos, defensor del lector de El País en el año
2000, se vio obligado a pronunciarse ante algu-
nos comentarios de sus lectores, descontentos
por la dedicación del diario a noticias sobre
este programa: “Se trata de preguntarse si tiene
justificación que el periódico dedique espacios
tan generosos a un producto que, cualquiera
que sea la opinión que merezca por su conteni-
do, parece de muy escasa cualificación en opi-
nión de los críticos que habitualmente se pro-
nuncian sobre los programas de televisión”. Y
se cuestiona: “Con esos precedentes, ¿debe un
periódico de calidad –se usa el término en el
sentido técnico consagrado internacionalmen-
te– ocuparse con tanta profusión de un espacio
televisivo de índole tan denostada?”.
Valdecantos estaba proyectando el dilema:
¿debe la prensa de calidad referirse y por lo tan-
to, promocionar este tipo de programas? Ade-
más, el defensor tantea otros temas que com-
pletan el planteamiento: “El primer paso sería
hablar de programa-basura, del papel que la te-
levisión desempeña en los hábitos culturales
del espectador, y así hasta el infinito. No es ésa
la competencia del Defensor. Ni personal ni
institucionalmente. Pero los contenidos del
periódico, y resulta que el programa de marras
ha merecido páginas y páginas, con informa-
ción y comentarios”.
Consulta la opinión de uno de los especialis-
tas sobre contenidos televisivos y al final deja
entrever su malestar por dicha cobertura, así
como el papel de la prensa, con el juego de pa-
labras que da título al artículo: “El hermano
menor”:
El Defensor ha pedido la opinión de
Eduardo Haro Tecglen, como especialista cuali-
ficado. Su juicio es claro: “Los periódicos no
provocan la audiencia, sino que siguen a la au-
diencia. Es algo que está en la vida pública, en
la opinión pública. No podemos estar al mar-
gen de lo que hace la gente, de lo que decide el
país”. Haro rechaza el calificativo de basura
para cualquier programa de televisión y para
cualquier manifestación cultural: “La basura
es un desecho; no hay por qué denigrar las co-
sas”. Desde su punto de vista, se habla de Gran
Hermano como se hace de Elian, el niño balse-
ro, o, en otro ámbito, del terrorismo, aunque se
esté en radical desacuerdo.
La duda del Defensor es si, efectivamente,
el periódico no fomenta la audiencia con una
dedicación tan amplia al programa. Si no sería
más razonable minimizar la información, a
despecho del seguidismo que el espectáculo pro-
voque.
Lo que queda claro es que, frente a la tele-
visión, el periodismo escrito parece abdicar de
cualquier consideración jerárquica o selectiva.
Allí mandan las audiencias, y aquí, en la ga-
laxia Gutenberg, el periódico se pliega a un
hecho con apariencia de incontestable. Gran
Hermano ha podido demostrar que, en este
sentido, la prensa escrita tiene algo de hermano
menor. El grande, el mayor, impone su ley.
Once millones de espectadores avasallan. Es el
aDResearch_No3.indb 32 04/01/11 9:12
33
La telebasura como fenómeno periodístico y social
triunfo de la realidad. De María José. De la
cantidad.”
El rechazo de Haro Tecglen al término ‘basu-
ra’ para aplicarlo a un programa revela el des-
acuerdo a la hora de usar este calificativo. Des-
de que la opinión publicada empezara a
referirse a telebasura, el afán por definirla, re-
gularla, reconocerla, permitirla y negarla la ha
señalado, sobre todo, cuando los límites del
“todo vale” saltan de las pantallas a los especta-
dores más críticos, que piden responsabilidad a
las cadenas y a quienes las regulan.
Como premisa, nos parece conveniente re-
frendar la certera posición de Camps sobre el
tema. La catedrática afirma que el medio televi-
sivo está sometido a una serie de tiranías y que
la novedad no está en señalarlas sino en tomar
conciencia de que existen para no dejarse arras-
trar por ellas. Con respecto a la “tiranía de la
audiencia” asevera:
“Los programas se revisten de prestigio o
calidad no por criterios propios, sino por la au-
diencia que consiguen. Es la cantidad, en defi-
nitiva, la que determina el valor de los
contenidos. Quienes se amparan en la audien-
cia para justificar sus desatinos parecen igno-
rar que los índices de audiencia nos engañan
tanto como nos engañan los sondeos que pre-
tenden indican lo que quiere o piensa la gente.
Son dos tiranías similares y florecientes en estos
tiempos fascinados por la estadística y las ci-
fras, que impiden ver que la supuesta ley del
mercado según la cual “toda demanda genera
una oferta” debería complementarse con la que
dice que “toda oferta genera una demanda”.
Pues no es la gente la que pide Gran Hermano
ni una televisión rosa, sino que más bien es la
oferta la que incita la curiosidad del público y
acaba atrapándolo. La iniciativa en los medios
de comunicación la tiene siempre el medio, no
el público a quien se dirige. Son equívocamente
medios de comunicación porque la unidireccio-
nalidad es su norma. Las opciones del consumi-
dor siempre son limitadas. Ni las audiencias ni
los sondeos son indicadores fiables de lo que la
gente quiere. Son cifras, números, que ejercen
el magnetismo de las grandes cantidades. De
nuevo, la cantidad prima sobre la calidad
(Camps, 2006)”.
Metodología y Corpus
La presente investigación ha sido abordada de
acuerdo con la metodología del análisis de con-
tenido en el estudio comparado de los dos pe-
riódicos españoles de referencia: El País y El
Mundo.
Para tener el valor de un análisis científico,
el análisis de contenido necesita someterse a
algunas exigencias que, según Bernard Berel-
son, (citado por Kientz) uno de los pioneros de
este tipo de investigación, son las siguientes:
• Ser objetivo, es decir, que cualquier otro in-
vestigador utilizando los mismos métodos
debe poder llegar a los mismos resultados.
Por lo tanto, las categorías deben definirse
con gran claridad y precisión para que, a
partir de los criterios indicados, otros inves-
tigadores puedan realizar la misma fragmen-
tación.
• Ser sistemático, lo que implica que el análi-
sis tome en consideración todo lo que den-
tro del contenido depende del problema es-
tudiado y analizarlo en función de todas las
categorías reservadas para la investigación.
Su finalidad es impedir cualquier selección
arbitraria que pudiera retener solamente
aquellos elementos que estuvieran de acuer-
do con las tesis del investigador.
aDResearch_No3.indb 33 04/01/11 9:12
aDResearch ESIC
34
Primer semestre, enero-junio 2011
• Limitarse al contenido manifiesto, que signi-
fica eliminar prejuicios y apoyarse sobre lo
que efectivamente está expresado, y no so-
bre el contenido presupuesto en función de
lo que se sabe o se cree saber.
• Cuantificar: esta exigencia está destinada a
reforzar la precisión del análisis sustituyen-
do lo que sólo es impresión indemostrable
por medidas exactas (Kientz, 1976, 161-
166).
Aplicado a los contenidos de los medios de
comunicación de masas, “el análisis de los
mensajes permite descubrir con precisión las
actitudes, las tendencias y finalmente el espíri-
tu que caracterizan un diario, una emisora de
radio o una cadena de televisión” (Ibídem,
1976, 63).
Como ocurre con la mayoría de las investi-
gaciones relacionadas con los contenidos me-
diáticos, la cantidad de mensajes es tan vasta
que desafía cualquier análisis. Ello obliga a ele-
gir una muestra representativa. En este caso se
ha empleado la técnica de muestreo de “Cons-
tructed Week Sampling” (Riffe, Aust y Lacy,
1993), con semanas construidas.
La construcción del corpus de análisis con-
siste en revisar los medios seleccionados du-
rante el período de una semana; no de días
consecutivos, sino de días tomados de distin-
tas semanas representativas del período en es-
tudio.
Para cada mes de cada año se construye una
semana de muestra seleccionando el lunes de la
primera semana, el martes de la semana si-
guiente, etc. De esta manera, quedan todos los
días de la semana representados y se logra su-
perar varios problemas:
• asumir la variaciónclica que pueden tener
los diarios de una semana a otra, ya que hay
semanas más ricas en historias que otras;
• se soluciona el inconveniente de las diferen-
cias en contenidos entre los distintos días de
la semana;
• la muestra de textos se reduce al tiempo que
se garantiza su representatividad en relación
con las variaciones de la información diaria.
En este caso se escogen las referencias a la
telebasura encontradas en el período compren-
dido entre el primer lunes de enero de 1993,
que fue día 4, y el domingo, 31 de diciembre de
2006.
Las unidades del corpus se estructuran de la
siguiente manera:
• unidades de registro: son los documentos
(unidades periodísticas con independencia
del género periodístico o la sección del dia-
rio) que contienen referencias a la telebasura
en los catorce años en que se ha acotado la
muestra. En este estudio se contabilizan
1.560 unidades del marco muestral.
• unidades de análisis: son los documentos de
las unidades de registro seleccionados según
la metodología de la semana construida. Se
obtiene un total de 167 unidades.
Por periódicos, de las 712 unidades de regis-
tro correspondientes a El País en los 14 años, se
han analizado 76, lo que representa un 10,67%
del total; en lo que respecta a El Mundo, de 848
unidades, forman parte del análisis 91, esto es,
un 10,73%. En ambos casos la semana cons-
truida nos ofrece una representatividad similar
en la elección cuantitativa de la muestra, que ha
sido extraída de un total de 90 semanas (14
años).
aDResearch_No3.indb 34 04/01/11 9:12
35
La telebasura como fenómeno periodístico y social
De las 167 unidades de análisis, las 76 de El
País representan un 45,51% del total, frente a
un 54,49% que corresponde a los 91 artículos
de El Mundo. Esta desigualdad se tendrá en
cuenta a la hora de realizar los porcentajes ho-
rizontales por periódicos de cada variable.
Objetivos del análisis
A la hora de informar e interpretar el universo
catódico, la telebasura ha sido definida y carac-
terizada por multitud de actores sociales. Los
investigadores coinciden en que los medios no
se limitan a ser transmisores de información,
sino que son actores significativos en la cons-
trucción social de la realidad, basada en crite-
rios, intereses, creencias y valores propios. Por
lo tanto, para evaluar el tratamiento periodísti-
co de esta realidad se han planteado unos obje-
tivos mediante los que se pretende explorar, en
unos casos, y confirmar en otros, algunos de los
asuntos comentados:
a. Comprobar qué tendencias presenta la
telebasura en la prensa (si su frecuen-
cia de aparición es constante, gradual o
cíclica) y su grado de receptividad ante
los acontecimientos relacionados con el
término en distintos ámbitos: políticos
(propuestas de los partidos), sociales (in-
tervención de colectivos o particulares),
legislativos (regulación, autorregulación)
y comunicacionales (presencia de un tipo
de programas, etc.).
b. Averiguar las claves del tratamiento de la
telebasura desde el punto de vista de los
neros así como el encuadre de estos tex-
tos en las distintas secciones del periódico.
c. En una aproximación al concepto, realizar
una catalogación temática de manera que
se puedan delimitar los campos más signi-
ficativos, así como su importancia cuanti-
tativa en razón de la cantidad de trabajos
periodísticos que le correspondan.
d. La audiencia y los programadores se si-
túan en el punto de mira por su cuota de
responsabilidad sobre telebasura. Deter-
minar si la posición de la prensa coincide
con la expuesta por los teóricos en este
debate, que marcan al segundo grupo.
e. Evaluar la participación de determinados
grupos sociales en los mensajes periodís-
ticos analizados. Particulares, asociacio-
nes, periodistas, columnistas, políticos,
escritores, etc. han tomado parte con sus
declaraciones relacionadas con el térmi-
no. Pretendemos así evaluar las políticas
de tratamiento de los medios sobre di-
chos grupos.
f. Verificar si la prensa reproduce las críti-
cas expuestas por los distintos colectivos
sobre los canales públicos y privados,
que señalan sobre todo a Tele 5 como la
emisora con más contenidos telebasura.
El término se equipara también en las pú-
blicas estatales y autonómicas a la politi-
zación y a la falta de calidad.
g. Como fenómeno importado, conocer
cómo la prensa la enmarca, señalando y
evaluando referencias de otros países.
Una vez conseguida la documentación se ha
creado una base de datos con fichas de análisis
en las que se han clasificado los aspectos for-
males, verbales y temáticos de la muestra. Se
han establecido unos campos de registro con el
fin de cubrir los aspectos necesarios que permi-
tan el análisis de contenido:
aDResearch_No3.indb 35 04/01/11 9:12
aDResearch ESIC
36
Primer semestre, enero-junio 2011
Fecha:
dd/mm/aaaa
Periódicos:
El País El Mundo
Secciones:
Andalucía Gente
C. Valenciana Mundo/Internacional
Cataluña La Revista
Com/Radio y TV Madrid
Crónica Opinión
Cultura País Vasco
Deportes Sociedad
Domingo Toros
Esfera Última
España Uve
Géneros:
Artículo / Columna de opinión Editorial/Suelto
Cartas Entrevista
Crítica Noticia
Crónica Reportaje
Tema general:
Fenómeno
Fenómeno-Parrilla
Fenómeno-Parrilla-Programas
Fenómeno-Programas
Parrilla
Parrilla-Programación
Programas
Tema especíco:
Responsabilidad demanda
Responsabilidad oferta
Programación negativa
Programación positiva
Quejas
Reexiones
Regulación
Retirada de programa
Autoría:
Agencias Otros
Columnistas Particulares y colectivos
Críticos Periodistas
Periódico Sin rma
Expertos
Encabezamiento:
Titular sí Antetítulo/Subtítulo sí
Titular no Antetítulo/Subtítulo no
Mención:
Alusión en contexto ajeno
Texto completo
Uno o varios párrafos
Nº de repeticiones en cada artículo de “telebasura”:
Veces
Características:
Informativo crítico
Informativo favorable
Opinión crítico
Opinión favorable
Otras
Frases textuales:
--------------------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------------------------------------------
-----------
Cuadro 1 · Ficha de análisis de la investigación primaria
(Continúa en página siguiente)
aDResearch_No3.indb 36 04/01/11 9:12
37
La telebasura como fenómeno periodístico y social
Personajes:
POSITIVAS NEGATIVAS
Columnistas
Críticos
Expertos
Entrevistados
Otros
Particulares y Colectivos
Periódicos
Periodistas
Políticos
Productores y Directores
Televisiones nacionales:
POSITIVAS NEGATIVAS
TVE
La Primera
La 2
Antena 3
Tele 5
Televisiones autonómicas:
POSITIVOS NEGATIVOS
Canal 9
Telemadrid
Canal Sur
TV3
CLMTV
Televisiones extranjeras:
POSITIVAS NEGATIVAS
Alemania
EE.UU.
Gran Bretaña
Holanda
Italia
Rusia
Observaciones:
--------------------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------------------------------------------
-----------
Resumen:
--------------------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------------------------------------------
-----------
Conclusiones
Los resultados obtenidos tras recoger, almacenar
y categorizar los datos permiten responder a los
interrogantes planteados. Se han considerado
tres criterios:
En primer lugar, el análisis de frecuencia: per-
mite unas medidas de intensidad y de importan-
cia. Este criterio sirve para jerarquizar las unida-
des, los temas, las categorías aisladas en un
sistema de mensajes. Para ello, se han elaborado
unos gráficos y tablas con cada una de las varia-
bles consideradas.
En segundo lugar, el análisis asociativo: una
variante de este análisis, elaborado por el psicó-
logo Osgood, se centra en la investigación sobre
los mensajes de los media incluyendo por lo tan-
to algunas modificaciones con respecto al mode-
lo inicial. Consiste en cotejar las asociaciones
registradas en el corpus con las asociaciones que
se observen fuera. En este caso, nos referimos al
contexto político, social, legislativo y comunica-
tivo en el que se inserta el discurso de la prensa.
Por último, el análisis evaluador: el mismo
autor crea esta técnica que permite medir de un
modo relativamente exacto las actitudes favora-
bles-desfavorables de un mensaje. Entre sus
aplicaciones, cuenta con la posibilidad de medir
el grado de orientación de un texto, su grado de
aDResearch_No3.indb 37 04/01/11 9:12
aDResearch ESIC
38
Primer semestre, enero-junio 2011
compromiso, descubrimiento de tendencias y la
ideología subyacente, etc. La aplicación de este
análisis será de gran utilidad sobre las categorías
cualitativas “personajes” y “televisiones” (Kientz,
1976, 174-180).
• Las informaciones publicadas sobre telebasu-
ra en los diarios analizados no siguen ninguna
tendencia definida en 14 os. Registran una
frecuencia similar en ambos casos y cíclica,
relacionada con las diversas movilizaciones y
acontecimientos sociales, políticos, regulati-
vos y mediáticos que tienen lugar en momen-
tos determinados, con especial importancia
en los os 2003 y 2004.
Durante este bienio se producen dos hechos
que generan una parte importante de los textos
sobre telebasura: unas declaraciones radiofóni-
cas del entonces presidente del Gobierno José
María Aznar sobre la mala calidad de las televi-
siones y el cambio de legislatura en marzo de
2004, con la promesa de un código de autorre-
gulación que firmó el nuevo Gobierno socialista
con las cadenas españolas
2
.
2 PSOE (2004): Programa electoral. Elecciones generales 2004.
En: www.psoesoria.org/descargas.php?catid=7
Los tres documentos públicos que la abordan
directamente: El Manifiesto contra la telebasura
(colectivos, asociaciones y sindicatos, 1997), las
Consideraciones sobre la telebasura (CAC, 2003) y
Una aproximación a la telebasura (AUC, 2004)
coinciden con esos períodos de preocupación
social ante unos contenidos considerados de
baja calidad y alertados por los efectos que pue-
dan originar en los menores.
Asimismo, el mayor número de publicaciones
que contienen el término telebasura en el Con-
greso y el Senado tienen lugar en 2003 y 2004
3
.
• Con respecto a la ubicación de los textos, se
han recuperado referencias a la telebasura en
20 secciones distintas: la mitad de los artícu-
los en Opinión, en las televisivas y en Sociedad.
El otro 50%, disperso en la crónica diaria, lo
que confirma los múltiples enfoques del tér-
mino, que tiene s atributos de fenómeno
social que televisivo.
3 24 documentos en 2003 y 17 en 2004. (Congreso y Senado:
Consultados los diarios de Sesiones del Congreso de los Diputados y
del Senado así como los B.O.C.G. de la V a la VIII Legislaturas).
EL MUNDO
2 8 4 3 6 2 7 7 8 2 18 16 6 2
EL PAÍS
2 4 2 0 6 8 2 5 6 3 13 19 4 2
1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006
Gráco 1 · Unidades de análisis en El País y en El Mundo sobre telebasura (1993-2006)
aDResearch_No3.indb 38 04/01/11 9:12
39
La telebasura como fenómeno periodístico y social
Tabla 1 · Secciones. Porcentajes horizontales y verticales
Secciones El País % El País El Mundo % El Mundo Total % Total
Andalucía 10 13% 0 0% 10 6%
C. Valenciana 4 5% 0 0% 4 2%
Cataluña 6 8% 4 4% 10 6%
Com/Radio y TV 18 24% 18 20% 36 22%
Crónica 0 0% 7 8% 7 4%
Cultura 2 3% 4 4% 6 4%
Deportes 0 0% 3 3% 3 2%
Domingo 3 4% 0 0% 3 2%
Esfera 0 0% 3 3% 3 2%
España 1 1% 2 2% 3 2%
Gente 1 1% 0 0% 1 1%
Mundo/Internal 0 0% 3 3% 1 1%
La Revista 2 3% 6 7% 3 2%
Madrid 0 0% 1 1% 8 5%
Opinión 12 16% 27 30% 39 23%
País Vasco 2 3% 0 0% 2 1%
Sociedad 14 18% 2 2% 16 10%
Toros 0 0% 1 1% 1 1%
Última 1 1% 9 10% 10 6%
Uve 0 0% 1 1% 1 1%
aDResearch_No3.indb 39 04/01/11 9:12
aDResearch ESIC
40
Primer semestre, enero-junio 2011
• En el análisis de los géneros predomina el de
Opinión, sobre todo a través de columnas,
aunque también las Cartas al director y los
Editoriales prueban que la telebasura ha sido
expuesta como una cuestión de interés para
la opinión pública. En este sentido, también
los diarios la han presentado como asunto de
actualidad y las Noticias sobre las novedades
referidas a ella han sido el segundo género
s frecuente; su análisis ha permitido una
aproximación a los intereses ideológicos y
empresariales de cada periódico, que coinci-
den con la línea política y editorial (El País,
cercano a las ideas socialistas y El Mundo, más
favorable al PP).
A pesar de la repercusión social de la teleba-
sura, llama la atención la escasa presencia del
tema en los Editoriales de los dos principales
diarios de referencia españoles que, desde esta
tribuna institucional, apenas han proporciona-
do las claves del fenómeno a sus lectores. Esta
carencia no significa que los contenidos televi-
sivos no hayan sido objeto de debate; la indefi-
• Los elementos de titulación son las credencia-
les de los arculos y una parte esencial para
“enganchar” a los lectores. Deben ser inequí-
vocos, concretos y accesibles. Al incorporar el
rmino desde los primeros años en que se re-
conocen las manifestaciones de telebasura en
los titulares de Noticias, Crónicas, Reportajes,
Arculos de opinión e incluso un Editorial, la
prensa ha contribuido a confirmar una de las
tendencias que lo caracterizan: su generalidad
y reconocimiento social a pesar de no poseer
unanimidad en su definición
4
.
• También se consideraba esencial en el análi-
sis establecer una aproximación al grado de
profundización del fenómeno en los docu-
mentos para comprobar si el rigor y el análi-
sis propios del medio prensa era reflejado en
este tema. Los resultados indican que un
18% de la muestra ha correspondido a artí-
culos dedicados en su totalidad al tratamien-
to de la telebasura. Otra mitad lo ha hecho
dentro de un pequeño marco explicativo y
en el resto sólo se ha mencionado (sin califi-
carla, describirla, etc.). (Ver tabla nº 3)
4 Como se indicó, la máxima autoridad lingüística del país sólo
identica el término con un rasgo: “Conjunto de programas televisivos
de muy baja calidad”. DRAE op. cit.
Tabla 2 · Géneros. Porcentajes horizontales y verticales
Géneros El País % El País El Mundo % El Mundo Total % Total
Artículos / Columnas de opinión 16 21% 35 38% 51 31%
Cartas al director 8 11% 6 7% 14 8%
Críticas 3 4% 8 9% 11 7%
Crónicas 2 3% 11 12% 13 8%
Editoriales / Sueltos 2 3% 5 5% 7 4%
Entrevistas 9 12% 6 7% 15 9%
Noticias 21 28% 11 12% 32 19%
Reportajes 15 20% 9 10% 24 14%
nición del término podría explicar el limitado
uso en este género.
aDResearch_No3.indb 40 04/01/11 9:12
41
La telebasura como fenómeno periodístico y social
Tabla 3 · Mención. Porcentajes horizontales y verticales
Mención El País % El País El Mundo % El Mundo Total %Total
Alusión en contexto ajeno 14 18% 36 40% 50 30%
Texto completo 17 22% 13 14% 30 18%
Uno o varios párrafos 45 59% 42 46% 88 52%
hechos o si predominaban las opiniones y si
éstas eran favorables o no al tema objeto de
estudio. El análisis confirma que prima la ac-
titud opinativa y beligerante por parte de am-
bos periódicos.
• Otro de los objetivos que se planteaba consis-
a en comprobar la posición de la prensa con
respecto al debate sobre la responsabilidad de
la telebasura. Los argumentos favoritos de
programadores, productores, directivos, anun-
ciantes o algunos sociólogos para justificar la
presencia de determinados tipos de conteni-
dos en las televisiones son varios:
Hablan de los espectadores, considerados so-
beranos en su toma de decisiones. Esta corriente
de opinión apela a la libertad de expresión y se
ampara en la demanda de la audiencia, identifi-
ndola con la voluntad democrática. Con res-
pecto a los menores, centran la responsabilidad
en las familias y las instituciones educativas.
• Este bajo porcentaje de dedicación exclusi-
va a la telebasura era corroborado también
con el análisis referido al número de veces
que aparecía el término en cada documen-
to: una media de 1,5.
• En el campo Características se examinó si la
base del texto periodístico se componía de
Gráco 2 · Número de veces que aparece el
término en el texto
Tabla 4: Características. Porcentajes horizontales y verticales
Características El País % El País El Mundo % El Mundo Total % Total
Informativo crítico 19 25% 9 10% 28 17%
Informativo favorable 0 0% 1 1% 1 1%
Opinión crítico 46 61% 59 65% 105 63%
Opinión favorable 2 3% 9 10% 11 7%
Otras 9 12% 13 14% 22 13%
aDResearch_No3.indb 41 04/01/11 9:12
aDResearch ESIC
42
Primer semestre, enero-junio 2011
Sin embargo, los lectores y los intelectuales
provenientes sobre todo de ámbitos académicos
atacan esas posturas al cuestionar que las elec-
ciones con el mando a distancia sean realmente
tan libres como para permitir a la gente las op-
ciones de juzgar y elegir. También se critica la
apuesta “a la baja” en la calidad de los conteni-
dos rompiendo con una de las funciones esen-
ciales que se presuponen a los medios desde los
primeros estudios de la ciencia de la comunica-
ción moderna. Por último, la protección de la
infancia se nombra como una de las cuestiones
que se deben vigilar desde los medios de comu-
nicación.
El planteamiento se traduce en la prensa en
la publicación del doble de artículos (un 6%
frente a un 3%) que dan voz y refrendan los ar-
gumentos que señalan como culpables de la te-
lebasura a los emisores a los que se presupone
un gran poder y cuyo control es ejercido por
empresarios que priorizan la búsqueda de la ló-
gica económica.
• Para estudiar el rmino se consideró preciso
comprobar a qtemas iba asociado. Dada la
ausencia de estudios referidos al tratamiento
informativo de este tema, no existen cataloga-
ciones genéricas ni específicas para encuadrar
los textos. Por lo tanto, las opciones utilizadas
en el presente trabajo han sido establecidas
en función de la observación del analista.
Cada tema se asocia con un máximo de dos
variables de manera que se pudieran delimi-
tar con claridad los campos más significativos
y su importancia cuantitativa en razón de la
cantidad de trabajos periodísticos que corres-
pondieran a cada uno.
En la propuesta de registro de temas se esta-
blecieron dos clasificaciones. Un primer nivel
general permitió identificar más de la mitad de
los textos con un discurso sobre la telebasura
como fenómeno social (su alcance y consecuen-
cias) sin atribuciones concretas a cadenas o a
programas.
Esto corrobora la conclusión que se derivó
del análisis de las secciones, (en 20 distintas se
localizaron artículos) y que invitan a pensar que
el interés de los periódicos ha sido tratar de tele-
basura, sobre todo en lo que concierne a su rele-
vancia en la sociedad.
• En un segundo nivel más específico, se expu-
so un listado de campos (considerados los
s significativos) y que quedan enumerados
por orden en ran de la cantidad de trabajos
periodísticos que la han relacionado: Reflexio-
nes, Otros temas, Programación negativa, Políti-
ca, Quejas, Responsabilidad oferta, Regulación,
Programación positiva, Responsabilidad deman-
da y Retiradas de programas.
Esto significa que la prensa ha señalado el
concepto desde una perspectiva de meditación
(propia de un rmino indefinido o debatible
5
),
5 Cabe recordar que sólo un 18% de la muestra se reere a artí-
culos dedicados exclusivamente a la reexión sobre la telebasura. El
resultado que aquí se obtiene revela que el contexto en el que se
menciona el término (puede ser menor que un párrafo) esté enmar-
cado en una proposición reexiva.
Gráco 3 · Porcentaje de temas.
Clasicación global
Parrilla
21%
Programa
22%
Fenómeno
56%
aDResearch_No3.indb 42 04/01/11 9:12
43
La telebasura como fenómeno periodístico y social
ha sido utilizado para referirse a cadenas con
una programación considerada de baja calidad
(más adelante se especifican cuáles) y también
ha servido para criticar las actuaciones políticas
derivadas en gran medida de la relación entre las
televisiones públicas y los gobiernos.
plantee o el entrevistado (escritores, actores,
cantantes e incluso un ministro de Industria)
mencione el concepto, es un indicador más
del alcance social que transmite la prensa so-
bre este fenómeno.
Lo mismo ocurre con las Cartas al director: la
iniciativa de los lectores (Particulares y Colectivos)
muestra su inquietud por la trascendencia de la
telebasura en la sociedad.
Sobre los Críticos de televisión se pretendía
verificar si su actitud negativa hacia el medio se
reflejaba en la crítica hacia los contenidos cali-
ficados de telebasura. Que el número de textos
correspondientes a esta categoría sea tan sólo
de un 6% demuestra su poco interés en tratar
este fenómeno; asimismo, que en su evaluación
predomine la actitud contraria pero muy segui-
da de la neutra e incluso esté presente la favo-
rable, prueba que la hostilidad con el medio no
está especialmente determinada por dichos
contenidos. (Gráfico nº 4 - pag. 42)
• En cuanto a la presencia y tratamiento de las
distintas televisiones y programas en el estu-
dio, se hizo una distinción entre las estatales,
las autonómicas y las extranjeras.
El análisis confirma que en todas las del pri-
mer grupocon excepcn de La 2, por su rela-
ción con la telebasura, la prensa traslada una
imagen negativa, especialmente notoria en los ca-
sos de Tele 5 (con un 37%) y TVE (con un 27%).
Con respecto al tratamiento de cada periódi-
co, se ha detectado la implicación ideológica a la
hora de evaluar los contenidos, en gran medida
en las televisionesblicas.
En estas críticas, se ratifica que los textos de
telebasura se han representado por la baja cali-
dad de los contenidos y su politización. En las
etapas en las que gobernaba el PSOE recibía s
ataques de El Mundo y lo mismo ha ocurrido con
Tabla 5 · Tema especíco. Porcentajes verticales
Tema especíco Total % Total
Culpa demanda 6 3 %
Culpa oferta 13 6%
Otros temas 42 19%
Política 23 11%
Programación negativa 37 17%
Programación positiva 14 6%
Quejas 17 8%
Reexiones 51 23%
Regulación 13 6%
Retirada de programa 3 1%
Total 219 100%
• Las declaraciones de determinados grupos
sociales en los mensajes periodísticos propor-
cionaron información sobre quienes han con-
tribuido en mayor medida a conformar el
rmino. La voz de Periodistas y Columnistas es
la que origina un mayor mero de textos so-
bre telebasura. A pesar de que el origen del
rmino corresponde a un ámbito específico,
s propio de Expertos y Críticos, estos gru-
pos son los que menos aparecen. Es más: so-
bre el concepto harmado un gran elenco de
grupos profesionales y particulares. Un ejem-
plo de esta diversidad se observa con los en-
trevistados: es previsible que personajes vin-
culados al medio sean preguntados por la
telebasura pero el hecho de que el periodista
aDResearch_No3.indb 43 04/01/11 9:12
aDResearch ESIC
44
Primer semestre, enero-junio 2011
Gráco 5 · Porcentaje de frecuencia y evaluación de las televisiones nacionales
El País cuando el Gobierno era popular. En las
televisiones privadas el objeto de estudio ha te-
nido otras referencias.
Coincidiendo con los analistas, la imagen de
la cadena de los doce meses doce causas(Tele 5)
queda reflejada cuantitativa y cualitativamente
como paradigma de una televisión muy próxima
a lo que en opinión general se entiende por tele-
basura. La asociación de Antena 3 con el rmino
resulta casi tres veces inferior a Tele 5 (16%). En
estos casos las críticas se han referido a sus direc-
tivos, a la calidad de la rejilla y a algunos progra-
mas concretos.
• La imagen negativa relacionada con la teleba-
sura en la mayoría de las televisiones públicas
autonómicas (20 artículos sobre 29) coincide
en el tipo de críticas con las públicas estatales:
se deben a las constantes suspicacias sobre la
politización. En estos casos se ade además
un rol de competitividad e identidad con res-
pecto a las estatales. Una gran parte de la ima-
gen negativa se la llevan Telemadrid y Canal 9.
El programa ‘Tómbola’ ha estado en el centro
de debate en ambos casos.
Sin embargo, en líneas generales su evalua-
ción suaviza la tendencia negativa que presenta-
Gráco 4 · Porcentaje de frecuencia de alusión a distintos grupos
aDResearch_No3.indb 44 04/01/11 9:12