Skip to main content

ESIC News

Editorial
January 2016

Si tu empresa fuese un zoo ¿Qué animal serías? Cuidado con los cocodrilos...

Publicado por: Institución

Fuente: La Información 15/01/16

  • Un depredador puede hundir a una empresa. Un animal poderoso puede sacarla a flote y conducirla al éxito.
  • Los animales neutros, que suelen ser simpáticos y sociables. No te harán daño, pero tampoco te aportarán nada positivo.

¿Has pensado alguna vez que tu compañero de trabajo es un depredador del que hay que cuidarse? ¿Y qué tu compañera se comporta como un avestruz que se esconde ante el menor peligro? ¿Has sentido quizá que tus colegas de trabajo veían en ti a ese líder, a ese león que les motiva a esforzarse más y trabajar mejor? Un libro desvela los secretos de para sobrevivir en el ecosistema de una oficina.

El libro, editado por ESIC-Editorial, se titula “Esta empresa es un zoo”. En él José Manuel Muriel identifica las distintas personalidades que hay en una compañía y los divide en animales depredadores, animales neutros y animales poderosos.

El libro explica cómo puedes reconocerlos y la mejor manera de comportarte con ellos.

Un cocodrilo puede hundir una empresa y un león salvarla

Un depredador puede hundir a una empresa. Un animal poderoso puede sacarla a flote y conducirla al éxito. Como bien cuenta Muriel "he visto a muchos experimentados ejecutivos huir como cebras por el ataque inesperado de un grupo de depredadores". depredadores

De los depredadores, hay que cuidarse: son fuertes pero envidiosos, hablan siempre mal de los demás y atacan a la primera oportunidad movidos por el ansia de poder. Aquí están animales agresivos y sigilosos como el cocodrilo, aprovechados como las hienas, el buitre o el murciélago, astutos como el zorro y venenosos como la serpiente.

Con ellos hay que mantener una actitud vigilante y procurar estar lo más separado posible, ya que representan un riesgo cierto.

Luego están los animales neutros, que suelen ser simpáticos y sociables. No te harán daño, pero tampoco te aportarán nada positivo. Es fácil integrarse con ellos. Son los primeros que te darán la bienvenida si eres un recién llegado.

Saben trabajar bien si se les marcan bien las normas y la disciplina, pero son poco creativos, no tienen iniciativa y esconden la cabeza ante la menor dificultad, como hace el avestruz (una característica de este animal es que tiene la mesa siempre llena de papeles, como si esperara a que se ordenaran solos). En esta categoría están también especies como el mono, hablador y ruidoso, pero poco productivo. O el hipopótamo, que se pasa las horas en la oficina pero apenas saca trabajo adelante. El búho, la cebra, el loro, o los animales mitológicos, siempre con pajaritos en la cabeza.

Por último están los animales poderosos: ellos son los verdaderos reyes de la selva: los animales poderosos son una inspiración para los demás, fuertes pero también generosos, nobles y entregados a su trabajo. Aquí está el liderazgo del león, que quizá tiene como defecto mostrarse un poco distante.

Está la nobleza del oso, que al principio puede imponer, pero que en realidad tiene un corazón de oro y es perfecto para dirigir un equipo, porque sabe dar a cada uno su sitio. La potencia de trabajo del elefante. O la eficacia y la disciplina del lobo. el trabajo nobel del caballo. Son los verdaderamente imprescindibles para que una empresa funcione y tenga una oportunidad de progresar.

COMPRUEBA QUÉ ANIMAL ERES TU

Si quieres saber más asiste a la jornada "Del mono al león, tipologías laborales" que tendrá lugar el día 21 de enero en ESIC Sevilla.