Black Friday, ¿cómo ha evolucionado en los últimos años?

Tiempo de lectura 3 minutos

En un mundo digital donde se realizan miles de transacciones cada segundo, han surgido días claves que marcan un antes y un después en lo que conocemos como el retail tecnológico.Si antaño era el primer día de rebajas en julio el que salía en las portadas de los medios de comunicación, hoy el usuario espera con entusiasmo días como el Singles Day, el Black Friday o el Cyber Monday.

Todos ellos tienen su origen fuera de España: el Singles Day procede de Asia y el Black Friday y el Cyber Monday de EE. UU.

El Black Friday o Viernes Negro marca el comienzo de la temporada de compras navideñas en Estados Unidos. La fecha coincide con el último viernes de noviembre, que este año es el viernes 29. El día viene precedido por la celebración de Acción de Gracias, que coincide con el cuarto jueves del mes de noviembre, y sirve como anuncio del esperado día de las compras.

En España, se introdujo tímidamente en 2012 de la mano de MediaMarkt, y en los primeros años de celebración se asoció principalmente a la compra de productos únicamente vía online. Hoy se extiende tanto a comercios online como offline, y ya es típico ver carteles de Black Friday en los escaparates de las principales calles comerciales de las ciudades. Este año se espera que el 93% de los comercios electrónicos españoles lance algún tipo de oferta o promoción especial en el Black Friday, según un estudio realizado por la Asociación Española de la Economía Digital.

Lo que empezó siendo solo un día se ha convertido en la Semana Black Friday, como podemos ver este año en Amazon (del 22 al 29 de noviembre), e incluso en el mes, Black November, como se ve en algunas perfumerías y comercios online de moda. Esto ha llevado a que muchos se pregunten si realmente es una campaña comercial global que las tiendas aprovechan para impulsar las ventas en un mes conocido como valle en el sector del comercio o si realmente se pueden encontrar artículos bastante rebajados y ofertas que merezcan la pena.

Aproximadamente el 50% de los comercios, según el estudio comentado, piensan ampliar las ofertas del viernes al lunes uniendo el Black Friday con el Cyber Monday, otro día clave en las ventas online y que por el momento tiene más penetración en el canal online que en el offline.

Hace unos años observábamos como normalmente las marcas o establecimientos ofertaban en Black Friday un número limitado de productos y a un precio de derribo. Hoy, en cambio, vemos como en muchos casos se trata de un descuento general como es el caso de la perfumería Douglas, que ofrece 10 € de descuento por una compra superior a 69 €.


O marcan incluso un concepto de etiqueta negra, como hace Fnac, para abarcar el mayor número posible de productos. Algunos llegan incluso a teñir la página web de negro para que el usuario asocie a que todo está de oferta, aunque en muchos casos el precio no haya variado respecto a semanas anteriores.


Uno de los cambios de demanda que hemos observado es que actualmente muchas personas hacen sus compras navideñas aprovechando esta oferta y desplazando parte de la demanda de diciembre a esta última semana de noviembre. Este hecho ha provocado que las tiendas online y los comercios hayan tenido que cambiar también sus condiciones de compra, ampliando en este caso el periodo de devolución de los artículos hasta después de Reyes o incluso hasta el 10 o el 11 de enero, como sucede con las marcas del grupo Inditex.

Pero, como en todo movimiento, existen tanto adeptos como detractores. En 2017, surgió una movilización en redes sociales conocida como el #BlackFraude que denunciaba falsos descuentos por parte de los comercios y animaba a hacer fotografías y subirlas a Internet para que nadie cayera en la trampa.

Encontramos también personas contrarias al Black Friday no solo entre los grupos de consumidores, sino también entre los comercios más tradicionales, que consideran que esta campaña de consumo solo beneficia a las grandes cadenas y a las multinacionales.

A pesar de los consumidores o comercios menos convencidos, la mayoría ve el Black Friday como algo positivo. De hecho, según el estudio de la asociación, el 83% de las empresas españolas considera que el Black Friday tiene un impacto positivo en su actividad empresarial, y el 44% de las empresas estima que entre el 5% y el 10% de sus ventas anuales se producirá durante esta campaña.

Analizando la tendencia, vemos como las expectativas también son positivas, ya que el 37% espera un incremento del 30% respecto al 2018.

Si quieres saber más sobre el Black Friday, aquí encontrarás un análisis del Black Friday desde el punto de vista del marketing  y un análisis desde el punto de vista de la logística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *