Pasar al contenido principal
Imagen
Monitorizar redes sociales: ¿qué fue antes, el huevo o la gallina?

Monitorizar redes sociales: ¿qué fue antes, el huevo o la gallina?

Marketing y Comunicación | Artículo
  • Enero 2018
Texto

Uno de los grandes retos de la comunicación digital sigue siendo la recopilación de datos, medición y análisis de los mismos, pero, sobre todo, el desafío está en qué hacer con esa información.

Empecemos por la dicotomía calidad versus cantidad. Haciendo una metáfora con las relaciones humanas, hay una expresión coloquial en la que muchos afirman con orgullo: “Puedo contar mis amigos con los dedos de una mano”, y, aunque eso está genial, por qué no decir… ¿Me faltan dedos en la mano con los que enumerar mis buenos amigos? Otro refrán que podemos nombrar es “Lo breve si es bueno, dos veces bueno”, por qué no decir… “Lo bueno si es duradero, infinitamente bueno”.

¿A dónde quiero llegar? Siempre decimos que obtener fans en Facebook, Twitter, Instagram u otras redes está genial, pero si esos seguidores además aportan valor y cooperan en el desarrollo de la comunidad, mejor que mejor. Para ello es imprescindible monitorizar las redes sociales. Por ejemplo, es como si haces una fiesta en tu casa, y los invitados, aparte de ir a la fiesta, llevan un par de botellas de refresco y, a la siguiente semana repiten viniendo a otra fiesta en tu casa y además asisten con 3 amigos más y 4 cajas de cerezas y ganchitos. ¿Por qué repiten y contribuyen llevando cosas? Porque se lo pasaron tan bien que quieren compartirlo con personas importante en sus vidas.

La cantidad para lograr una comunidad con identidad propia es fundamental, pero si sumamos calidad a la cantidad, estaremos haciendo a muchas personas felices bajo un bien común. Ese es el gran reto de las marcas/empresas/servicios. Qué todo el mundo quiera ser partícipe de su “fiesta”.

Por lo tanto, a la hora de monitorizar redes sociales y cuando establezcamos indicadores como cantidad y calidad, fijemos exactamente lo que somos capaces de asumir. Se trata de saber cuántas personas forman parte de nuestra comunidad, y, con este dato, marquemos una estrategia focalizando nuestro objetivo en aumentar seguidores activos, es decir, personas que apoyan nuestra actividad comercial a través de los canales sociales. Porque encuentran en nuestra propuesta de valor elementos con los que se sienten identificados. Es lo que denominamos engagement, ya que encuentran en nuestra comunidad una fuente de motivación, beneficios e inspiración.

Son múltiples los elementos que conforman una estrategia digital. Es por eso que el Curso Especializado en Social Media Management aglutina numerosas casuísticas, estrategias y tácticas que dotan al profesional de todo aquello que necesita tener como referencia para poder desarrollar de forma exitosa su trabajo. Más información e inscripciones aquí.





Descargar e-Book



hbspt.cta.load(1688564, 'f8c489a3-7299-44ac-80e2-75dc319e1e99', {});



También te puede interesar

¿Cómo se están enfrentando las marcas deportivas a la nueva situación?

Marketing y Comunicación

Si algo nos ha traído la pandemia de covid-19 es la sacudida que han sufrido los planes de marketing y comunicación justo en el primer trimestre del año, y no por la reducción del presupuesto, com...

  • Publicado por

La estrategia de los pequeños gestos

Marketing y Comunicación

A menudo repito en clase que la comunicación lo es todo. Nada funciona si no concurre una buena estrategia en esta materia en sus tres grandes vertientes: la verbal (el qué), la paraverbal (el cómo...

Growth hacking: estrategias para crecer en entornos digitales

Marketing y Comunicación

En el entorno del marketing actual surgen nuevos conceptos que debemos conocer; de ellos, uno que es realmente interesante es el growth hacking. Se trata de un enfoque que pretende, con la mínima ...