Herramientas para contactar con business angels

Tiempo de lectura 3 minutos

Tres son las herramientas básicas para contactar con potenciales inversores privados de proximidad o business angels:

  1. Resumen ejecutivo
  2. Presentación de alto impacto
  3. Startup business plan

Tanto un buen resumen ejecutivo como una buena presentación son por sí mismos capaces de despertar el interés de potenciales inversores, interés que se tendrá que materializar en cerrar y mantener una reunión.

El objetivo en las fases de búsqueda de inversión es sentarse con el mayor número de potenciales inversores interesados en participar en nuestro proyecto. Tendrán que ser potenciales inversores adecuados, pues no todos sirven, y, como en cualquier otro sector, hay de todo.

Así que antes de ponernos a desarrollar nuestro material de «asedio», tenemos que identificar dónde estar, dónde hacer presentaciones y dónde «colgar» nuestro proyecto.

La gran mayoría de las redes de business angels trabajan online con plataformas de gestión de proyectos; por eso, decimos lo de «colgar» nuestro proyecto.

Cómo deben ser las herramientas para contactar con business angels

1. Cómo debe ser un resumen ejecutivo

Hay multitud de formatos y de diseños: algunos tienen una página y otros son más extensos (cinco y seis páginas). La recomendación y única norma es que sea CLARO, BREVE y CONCISO. Debe incluir aquella información que pueda despertar el interés de los potenciales inversores.

Hagamos un pequeño ejercicio para determinar qué incluir en el resumen ejecutivo. Vamos a ponernos en la piel de un inversor, ¿qué nos interesaría ver o saber? Pues eso mismo debe recoger: la idea, la propuesta de valor, por qué vamos a ser la opción preferente, la oportunidad de negocio, el tamaño del mercado, quién más está en esto (competencia), el equipo que lidera el proyecto, el estado del proyecto y las necesidades de inversión. Podemos incluir un pequeño modelo de ingresos y gastos, pero en fases iniciales suelen ser un brindis al sol. Lo único para lo que nos puede servir es para demostrar que no somos unos auténticos ignorantes económico-financieros.

2. Cómo debe ser una presentación de alto impacto

Lejos de convertir nuestra presentación en una atracción circense o en un despliegue de fuegos artificiales, buscaremos impactar en los aspectos importantes que le interesan a un potencial inversor.

Tendremos que demostrar pleno conocimiento de lo que nos traemos entre manos y transmitir confianza, aplomo y saber hacer.

La recomendación y única norma es que sea CLARA, BREVE y CONCISA.

Es una lástima ver como emprendedores con proyectos aparentemente interesantes tiran a la basura sus posibilidades por el hecho de hacer presentaciones mediocres, por no haberlas preparado a conciencia y, sobre todo, por no centrarse en aquellos aspectos importantes para el business angel.

Recuerda que el objetivo de la presentación es demostrar que somos capaces de desarrollar un negocio que crece, aumenta y genera valor. Explicaremos cómo vamos a hacer dinero con cada euro que entre en el negocio, cómo ganaremos pasta con nuestro proyecto.

3. Cómo debe ser un startup business plan

La recomendación y única norma es que sea CLARO, BREVE y CONCISO. Atrás quedaron los días en que entregábamos planes de negocios de 300 hojas que nadie se leía y jamás se cumplían.

Los planes de negocio de startups de más de 30 o 40 hojas ya empiezan a ser infumables. Este mundo va muy deprisa, tanto que no podemos perder el tiempo
desarrollando un plan de negocio basado en hipótesis no contrastadas que, además, nadie se va a leer.

El tiempo de los inversores es un bien escaso; seamos respetuosos con su tiempo, no se lo hagamos perder y vayamos directos al asunto.

Existe una brecha lo suficientemente grande entre lo que los emprendedores creemos que funcionará y lo que realmente funciona. Si nos dedicamos a rellenar hojas y tablas en función de nuestras corazonadas, tendremos un bonito documento sin valor alguno.

Si nuestro startup business plan es un ideario de intenciones, carecerá de poder de persuasión. Debe reflejar el trabajo de campo y la evolución de los descubrimientos que vamos haciendo.

Debe ser un documento donde se plasme la reflexión estratégica, un «cómo lo vamos a hacer», los datos de mercado (tamaño, dimensión, arquitectura, cliente, usuario) y los datos que permitan evaluar el potencial del proyecto.

Se va actualizando con un «cómo lo estamos haciendo» y con hipótesis planteadas y validadas.

Conclusiones

Tres son las herramientas con las que nos vamos a manejar. Las dos primeras, presentación y resumen ejecutivo, tienen como objetivo despertar el interés y que podamos sentarnos con los potenciales inversores. Es como caer en la casilla de la «oca», que nos lleva a la siguiente casilla, la casilla de la reunión.

La tercera herramienta, el startup business plan, nos va a servir como base documental de lo que estamos haciendo y hacia donde nos dirigimos. Sobre el análisis de este documento y según las reuniones y conversaciones mantenidas con los potenciales inversores, se adoptarán las decisiones de inversión.

Es altamente improbable que un potencial inversor decida invertir en un proyecto empresarial habiendo visto tan solo nuestra presentación o habiendo leído nuestro resumen ejecutivo.

Tampoco es muy probable que un potencial inversor decida invertir en un proyecto empresarial que carece de información clara, breve, concisa y perfectamente estructurada.

El estado y la calidad de estas tres herramientas dicen mucho de nuestra capacidad como responsables de negocios.

Feliz emprendimiento, buenas ventas y mejores cobros. ¡Larga vida a las startups! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *