Uso de la inteligencia artificial para atraer a clientes

• ¿Son la dos palabras principales del título antagónicas, Inteligencia y Artificial?
• Si la diferencia entre el ser humano y el resto de los animales se basa en la diferencia de como utilizamos la inteligencia, ahora hablamos sobre; ¿si las máquinas también compiten con los humanos en inteligencia?
• El término Inteligencia Artificial se aplica cuando las máquinas aprenden e imitan a los seres humanos, pero ¿tendrán alma alguna vez las máquinas?
Ya lo decía mi abuela Mercedes, que en paz descanse, “hay que tener corazón con conciencia…” Pues querida abuelita, si levantaras la cabeza y vivieras los tiempos que me están tocando vivir a mí y a los demás te quedarías perpleja de cómo han sido los avances en términos de digitalización y Inteligencia Computacional, o también llamada Inteligencia Artificial, y te sorprenderías al ver qué softwares y máquinas aprenden a imitar a los seres humanos, de tal forma que no muy lejos viviremos con humanoides que tendrán unas capacidades sorprendentes para aprender y mejorar los razonamientos del ser humano.

Para entender todo esto es bueno analizar los conceptos básicos que describen al concepto Inteligencia Artificial y razonar y reflexionar sobre estos y como afectan a las empresas, que por cierto, están llenas de seres humanos trabajando dentro de sus estructuras y maquinarias…

El concepto Inteligencia Artificial no es algo nuevo ni moderno, es un concepto que se acuñó en 1956, definiéndola como la ciencia e ingenio de hacer máquinas inteligentes, en concreto programas de computación inteligentes. Desde esa fecha hasta nuestros días se ha trabajado y desarrollado diversos modelos de IA siempre bajo los cuatro pilares descritos por Nils John Nilsson, sobre los que se han sustentado los desarrollos de la IA:
• Búsqueda del estado requerido en el conjunto de los estados producidos por las acciones posibles.
• Algoritmos genéticos (análogo al proceso de evolución de las cadenas de ADN).
• Redes neuronales artificiales (análogo al funcionamiento físico del cerebro de animales y humanos).
• Razonamiento mediante una lógica formal análogo al pensamiento abstracto humano.

Siempre utilizando los conocimientos matemáticos, estadísticos y de la ciencia en general para reproducir en las máquinas la forma de pensar, aprender y actuar de las personas.

Con todos estos avances realizados, hoy por hoy las empresas tienen la oportunidad de aplicar la Inteligencia Artificial en sus “máquinas” que faciliten la labor de ofrecer un mejor servicio y así elevar la valoración positiva y buscando el famosos Customer Experience diferenciador ante su clientela final.

Algunos ejemplos que ya podemos observar en las empresas actuales y donde la Inteligencia Artificial se hace presente, son los buscadores de internet, que introducimos en las páginas web o de ecommerce para rastrear las famosas cookies tratando de identificar a los usuarios e intentar adivinar sus patrones de gustos y compras y así poder ofrecerles en futuras ocasiones oportunidades de compra relacionadas con sus gustos y preferencias. Esto todavía es un largo camino que queda por recorrer, padeciendo dichos desarrollos todos los que alguna vez hemos realizado una búsqueda de algún producto en algún Marketplace especializado y eso ha supuesto que la siguiente semana la programación de la publicidad que nos servirán desde los Ad Server, serán sobre los productos que buscamos y que a veces incluso llegamos a comprar en otros modelos de venta utilizados por las empresas vendedoras.

Si nos centramos en otros ejemplos en los que la Inteligencia Artificial puede ayudar a las empresas podemos enumerar bastantes casos de aplicación y podemos ver cómo día tras día se van utilizando y aplicando a tareas cotidianas y no tan complejas como fueron los inicios de la IA.

Reconocimiento de voz o imágenes a través de patrones fisionómicos o lectura de códigos entendibles por los lenguajes de computación son algunos de los usos que ya tenemos a nuestra disposición en cualquier móvil moderno o en las cámaras de vigilancia de los centros comerciales o tiendas, donde la cámara de seguridad que graba, ha pasado de ser un mero elemento de control, vigilancia y disuasión de amigos de lo ajeno, a ser elementos de reconocimiento de quién compra, y cómo lo compra, aportando un nuevo concepto de investigación de mercados in situ y que aporta valiosísima información para los retailers y marcas que se venden en dichos establecimientos.

Asistentes personales virtuales, como Siri, Google mini Alexa o Cortana son algunas de las máquinas que usan tecnología de Inteligencia Artificial para ayudar a las personas en sus tareas y quehaceres diarios. Yo la última aplicación del todopoderoso google que he descubierto es Android Auto, aplicación que me permite sin levantar las manos del volante, leer o mejor dicho, que me lean, los mensajes, WhatsApp, y otras funcionalidades que la máquina, en este caso la app instalada hace por mí, mientras yo conduzco. Dicho sea de paso, al instalarme esta aplicación de Google en mi teléfono y tener conectado la geolocalización, les estoy permitiendo a Google entrar en toda mi vida y de tal forma cediendo la vía de entrada a mi small data, pero si pensamos en todos los usuarios del mundo que utilizarán ésta y otras aplicaciones de Google, podremos ver claramente, como uno de los claros objetivos de las grandes empresas digitales, es controlar los datos y el disponer del BIG DATA de la mayoría de la población, pero eso si acaso lo trataremos en otro artículo.

El mundo de los videojuegos es otro apartado donde la inteligencia Artificial se ha usado para que los jugadores que compiten contra otros enemigos digitales tengan situaciones más difíciles y reales, puesto que los enemigos digitales, aprenden de las decisiones tomadas por el jugador “real” y usan el aprendizaje del entorno de juego, investigarán sonidos y usarán maniobras, junto con la capacidad de mantener comunicación con otros jugadores “digitales” que les darán información valiosa para que al final el jugador digital pueda ganar o por lo menos ponerle más difícil la batalla a los enemigos.

Los coches inteligentes y autónomos son otra de las posibilidades que la IA nos ofrece, aprender a reaccionar a los mandos cual ser humano es algo que hace posible que los coches autónomos puedan circular por las calles, yo pienso que esto aunque esté desarrollado, todavía queda mucho por aclarar, puesto que si me pongo a imaginar una convivencia entre coches inteligentes y otros no inteligentes, lo único que se viene a mi cabeza es el caos circulatorio y lo peor de todo accidentes que podrían costar la vida a los seres humanos implicados.

En el campo más cercano del marketing, la capacidad que nos ofrece la IA para realizar predicciones de compra o detección de fraudes son otras de las aplicaciones actuales de la IA.

En el campo de la ética y la parte más humana de este artículo, la verdad es que a mí personalmente me surgen muchas dudas y conflictos, os recomiendo ver la película Her (Ella) del director Spike Jonze o buscar un tráiler de YouTube que se llama “Bad Peter”, para que podáis reflexionar sobre las cuestiones éticas de la Inteligencia Artificial y sobre todo sobre cómo aplicamos estas tecnologías en nuestro mundo.

Yo en este aspecto llevo tiempo dándole vueltas a un concepto que algún día tendré que desarrollar con mayor profundidad, la Rehumanización Digital, es algo que mi cabeza me exige al hablar de estas cuestiones y no es otro concepto que volver al antropocentrismo, y si la tecnología no nos sirve para facilitarnos la vida y si la tecnología tendrá que respetar la vida del ser humano, para evitar que algún día las máquinas tomen decisiones sobre la propia vida o en su peor postura sobre la decisión de quitarnos lo mas preciado que tenemos…
Supongo que este pensamiento reflexión mío será para que nunca estemos sólo en manos de las máquinas inteligentes.

Pero volviendo a los inicios del articulo, volveré a sonreír y recordar a mi abuela Mercedes y plantearé algunas cuestiones para que le des al coco algún rato o para que complementes el artículo con tus comentarios…

¿Podrán las máquinas alguna vez tener sentimientos y sentir emociones?
¿Alguna vez las máquinas aprenderán tanto, que podrán gobernarnos?
Ya lo decía mi abuela que no sabía nada de estas cosas, pero que era muy muy sabia, como suelen ser las personas mayores, hay que tener corazón con conciencia…

Déjanos tu comentario

Tu e-mail no será publicado. Los campos requeridos están marcados con un *