Pasar al contenido principal
Imagen
Reflexión logística sobre el coronavirus

Reflexión logística sobre el coronavirus

Comercial y Ventas | Artículo
  • Marzo 2020
  • Autor
  • Antonio Iglesias López
  • CEO en Logispyme y profesor. Experto en logística y supply chain management. Profesor de grado y postgrado en ESIC. Actualmente es CEO en Logispyme empresa dedicada al asesoramiento en las actividades básicas de la cadena de valor en diferentes sectores de distribución comercial.

Texto

En estos tiempos tan raros que corren, quiero empezar recordando una parte de la letra de la canción ¡Salta! de Tequila:

«Salí de casa con la sonrisa puesta;

hoy me he levantado contento de verdad.

El sol de la mañana brilla en mi cara;

una brisa fresca me ayuda a despertar».

Traigo estos versos simplemente para recordar que a partir de que acabe este episodio de Black Mirror que estamos viviendo, seremos capaces de disfrutar de una de las cosas más sencillas que hay —salir de casa con la sonrisa puesta— y para que no nos olvidemos de todos los sectores que estos días lo están dando todo por nuestra sociedad y van a conseguir que el sol de la mañana vuelva a brillar en nuestra cara.

Uno de los colectivos que están poniendo su granito de arena para que el confinamiento en nuestro hogar se nos haga lo más llevadero posible es el sector de la logística y el transporte, que tanto en España como en el resto de Europa está facultado por los Gobiernos para trabajar y lo hace todavía con mayor tensión de la habitual.

El trabajo diario en la cadena de suministro está marcado en los últimos años por unos plazos de entrega cada vez más cortos, horas exactas de llegada a destino, garantía de disponer siempre de existencias, etc. La mayor tensión que sufre el sector viene dada por el hecho de que ahora su responsabilidad es garantizar el suministro y el abastecimiento, especialmente de alimentos, de productos sanitarios y farmacéuticos y de combustibles.

Dentro de las variables que están tensionando el trabajo de los profesionales del sector, el plazo de entrega y la hora de llegada han adquirido suma importancia, pero no son las únicas.

El nivel de stock de muchos productos se está convirtiendo en uno de los principales obstáculos para frenar la pandemia y tranquilizar a la población. Si nos detenemos a analizar el problema del almacenamiento, se diferencian dos grandes bloques:

Problemas de stcok por el coronavirus:

  1. Las existencias de EPI para nuestros sanitarios y de respiradores para los pacientes, así como de productos farmacéuticos o consumibles para los respiradores.

Este problema es consecuencia del crecimiento del número de personas infectadas, es decir, estamos en un pico de demanda de estos productos que es imposible de predecir con datos históricos, pero si se hubiese estado más pendiente de cómo evolucionaba la pandemia en nuestro entorno cercano (Italia, China), se podrían haber adelantado pedidos y por tanto mitigado el problema, ya que el aumento exponencial del número de infectados indica que habría sido imposible evitar su aparición.

Hay otras dos reflexiones que me gustaría plantear en este punto:

  • No podemos gestionar el almacenamiento de productos que inciden en la salud de las personas con los criterios de eficiencia de una empresa privada. Debemos aprender que es necesario mantener un stock de seguridad, es decir, disponer de un inventario mínimo para que, ante desviaciones de la demanda o retrasos en la entrega de los proveedores, tengamos un cierto nivel de cobertura.
  • Concentrar la producción en zonas muy determinadas del planeta nos permite optimizar costes, pero tal vez no nos dé la flexibilidad suficiente a las cadenas de suministro para poder responder de una manera rápida a esta evolución de la demanda.
  1. El nivel de stock de productos alimenticios y combustible.

En mi opinión, es la sociedad la que tiene que aprender a no generar estas situaciones que han tensionado las cadenas de suministro y a todos los implicados sin motivo, ya que en todo momento se nos aseguró la garantía en el suministro. Aquí, la variable clave no es el plazo de entrega, sino la seguridad en el suministro, pero por supuesto no con la urgencia del anterior bloque de productos.

Quiero reconocer la labor de uno de los eslabones más débiles de la cadena de suministro, los profesionales de transporte, que en estos últimos años de crisis han visto disminuir sus honorarios. Se estima que más del 70% de estos profesionales supera los 50 años y se está dejando la piel por las carreteras de Europa y del mundo para garantizar que los productos lleguen a su destino y cubran las necesidades de sanitarios y consumidores.

Espero que cuando esto acabe y vayamos por una carretera llena de camiones para irnos de vacaciones, seamos más comprensivos aunque nos incomoden en la circulación y también que cuando compremos en una tienda online, nos demos cuenta de que una gran parte del coste logístico del envío se destina al proceso de transporte, y estos profesionales merecen un pago adecuado al servicio que nos prestan.

El futuro de la cadena de suministro

Esperemos que este episodio de Black Mirror no dure mucho y que seamos capaces todos de sacar de él un aprendizaje que nos permita mejorar y estar bastante más preparados si tenemos que volver a sufrir una situación de estas características.

Desde mi confinamiento, he ido preguntando en mis clases online a mis alumnos tanto de grado como de posgrado sobre los aprendizajes que debemos obtener los profesionales de la gestión de la cadena de suministro en los momentos que nos están tocando vivir. Mis alumnos, al igual que la mayoría de los jóvenes de hoy en día, buscan la inmediatez y no les importa tomar decisiones de cambio. Su opinión, y más en la situación actual, debería servirnos para dibujar el futuro de un sector históricamente tan tradicional y con resistencia al cambio.

Las contestaciones de mis alumnos plantean la evolución de la gestión de las cadenas de suministro en cuatro grandes ejes, y a lo mejor no en este orden para todas ellas:

  • sostenibilidad;
  • tecnología;
  • innovación;
  • flexibilidad

La sostenibilidad tal vez sea uno de los problemas mas acuciantes, pero no solo como consecuencia del transporte de la mercancía, sino también del packaging o del consumo masivo de productos. Esta crisis del coronavirus tiene que enseñarnos que lo importante no es el consumo incesante de productos, sino gestos mucho más sencillos como salir a la calle, pasear o hablar con nuestros amigos.Para resolver este problema con la rapidez necesaria, debemos tomar medidas en todos los procesos logísticos con una clara incidencia en el medioambiente. Son muchos los caminos que podemos explorar: desde los materiales de embalaje hasta el uso de combustibles, cambios en los modos de transporte, transportes compartidos, eléctricos o híbridos y bicicletas.

La innovación, la tecnología y la digitalización son otros de los aspectos que debemos trabajar para lograr una cadena de suministro más flexible, sostenible y capaz de asumir los numerosos retos que se nos van a presentar en los próximos años, algunos totalmente desconocidos e impredecibles como este del coronavirus. Se acelerará la automatización de procesos en almacenes o fábricas con el uso cada vez más común de robots que aumenten la productividad y permitan el manejo o la fabricación de más unidades por hora cada vez.

Otros aspectos que tendrán una incidencia clara en la cadena de suministro y que deben considerarse después de esta crisis son el blockchain, la inteligencia artificial o la desaparición de los procesos manuales, y esto nos lleva a otro aspecto clave para la cadena de suministro como es incorporar profesionales cada vez más preparados y propiciar un cambio de mentalidad en el sector y en las variables que lo rigen, sobre todo en lo referente a tiempos y horarios de entrega.

Por último, es necesario disponer de cadenas de suministro con una gran flexibilidad y, por tanto, con una enorme capacidad de adaptación a un mundo cambiante, no solo por el crecimiento continuado que está experimentando el mundo online, donde la gestión de la cadena de suministro se ha convertido en un área fundamental, sino también por situaciones como la que estamos viviendo, que convierten a los procesos de la cadena de suministro en actividades de suma importancia para garantizar un adecuado funcionamiento de nuestro mundo.

En definitiva, si la gestión de la cadena de suministro ya me parecía una actividad apasionante, el futuro va a convertirla en un área de mayor interés todavía para todos.

  • Autor
  • Antonio Iglesias López
  • CEO en Logispyme y profesor. Experto en logística y supply chain management. Profesor de grado y postgrado en ESIC. Actualmente es CEO en Logispyme empresa dedicada al asesoramiento en las actividades básicas de la cadena de valor en diferentes sectores de distribución comercial.


También te puede interesar

¿Pensabas que todo está inventado en marketing digital?

Marketing y Comunicación

Mucho me temo que no. Empecemos por la visión que tenemos del cliente digital. Mira que lo habíamos etiquetado con múltiples adjetivos que ayudaban a explicar el enorme cambio que ha experimentado:...

Quo vadis, marketing?

Marketing y Comunicación

En el libro que editó ESIC con motivo de los 50 años de su fundación, Simón Reyes, quien fuera su director general, afirma:  El marketing en el que creemos en ESIC es un marketing que contri...

Gestiona el perfil de tu marca en Instagram de una manera profesional

Marketing y Comunicación

El feed de Instagram es la carta de presentación de tu marca. Apenas tienes unos segundos para que un usuario se quede o huya despavorido. A continuación, voy a recomendarte algunas estrategias y he...