Pasar al contenido principal
Imagen
Metodología agile, ¿por qué necesitas implementarla en tu empresa?

Metodología agile, ¿por qué necesitas implementarla en tu empresa?

Tecnología | Artículo
  • Visitas
    2128
  • Diciembre 2017
  • Fecha de publicación
  • Diciembre 2017
  • Tecnología
  • Artículo

Con el paso de los años el desarrollo de software ha ido evolucionando. Cada vez es más común que las empresas, a la hora de abordar el desarrollo de nuevos productos o servicios, opten por aplicar la llamada metodología agile.

CRO

¿Te gustaría cursar nuestro Senior Management Program in Digital Talent [SMPDT]? Accede para más información

https://www.esic.edu/master-y-postgrado/senior-management-program-digital-business-smpdb

Los proyectos “llave en mano” (soluciones cerradas que se desarrollaban siguiendo metodologías tipo “waterfall”) han ido dando paso a proyectos que se van construyendo poco a poco, que son pensados no tanto como productos finales sino como conjuntos de funcionalidades.

Cualquier empresa hoy en día, más aún si se mueve en el entorno de Internet, debe lanzar sus productos/servicios cuanto antes. El mundo va a velocidad de vértigo y, como tal, es inviable pensar un producto/servicio y lanzarlo al mercado un año y medio después. Es necesario descomponer la idea original en piezas, en funcionalidades, hasta llegar a un MVP (Minimum Viable Product) que nos permita llegar al mercado en unos pocos meses y, a partir de ahí, ir creciendo el producto con lo que se tiene en la cabeza y con lo que se va aprendiendo de los clientes/usuarios.

Es por esto por lo que han ido surgiendo conceptos como Lean Startup (Eric Ries) o la aplicación de la metodología agile al mundo del software. Debe tenerse en cuenta que, aunque sea ahora cuando están de moda, en general este tipo de metodologías ya tienen bastantes años y se vienen aplicando en otros sectores.

Ejemplos de metodología agile y sus métodos de desarrollo 

No hay una metodología agile: hay muchas metodologías ágiles. Buscando en Internet se pueden encontrar infinidad de blogs y libros que hablan de Scrum, Kanban, Crystal Clear, Lean Software Development o eXtreme Programming, por citar las más conocidas actualmente.

Algunas de estas metodologías se centran más en la forma de organizarse y otras quizás lo hagan más en la forma de desarrollar:

  • Scrum, por ejemplo, habla de los roles del equipo y sus interacciones entre ellos (Product Owner, el Scrum Master y el Team), de dónde guardar todas las funcionalidades que tenemos en nuestras cabezas (Product Backlog) y de cómo organizar los tiempos de desarrollo de las funcionalidades (Sprints), entre otras cosas.
  • eXtreme Programming, por su parte, hace hincapié en la simplicidad del código, su refactorización y que el código esté auto-documentado y tenga pruebas unitarias, por ejemplo.

Lo mejor es conocer en líneas generales lo que proponen las distintas metodologías ágiles para, cogiendo de aquí y de allá, configurar una forma de trabajo adaptada nuestras empresa que nos permita lanzar productos/servicios de la mejor y más rápida manera posible. Luego, cada empresa y cada equipo tienen sus formas.

Desde mi propia experiencia, un tándem entre Scrum + Kanban + eXtreme Programming ha funcionado muy bien:

  • Scrum para organizarnos
  • Kanban para la gestión y visualización del trabajo (con herramientas como Asana, Trello o Jira)
  • eXtreme Programming como reglas de trabajo entre los “developers”

Pero eso sí, siempre usando el sentido común y no haciendo las cosas por hacerlas. Si en determinada etapa del proyecto son necesarios Sprints de una semana, se hacen, aunque lo normal es que sean de dos. Si es necesario cambiar las funcionalidades a desarrollar en un Sprint una vez este ha empezado, pues también se hace.

Por supuesto, trabajar con una metodología agile implica que todas las personas que participan en el desarrollo del producto/servicio (y todas son todas: negocio, marketing, tecnología y diseño)  se sientan cómodas trabajando, a gusto con lo que hacen y con cómo lo hacen, así como con una interacción constante y fluida (mejor todos juntos en una misma sala, al menos al comenzar).

Para terminar, debe recalcarse que la metodología agile está para ayudarnos a ser más productivos, a trabajar mejor y lanzar mejores productos/servicios al mercado, pero que, ante todo, debe imperar el sentido común. No por usar metodologías ágiles se hacen mejor las cosas. No hay que caer en la trampa de seguir haciendo lo mismo pero con otros nombres, ya que llega un momento en que la metodología, por muy ágil que se la quiera llamar, se vuelve llenar de reglas estrictas, de burocracia y la creencia de que crear un producto de forma ágil se resume en “historias de usuario” y velocidad por lanzar las cosas. Y es aquí cuando movimientos como Modern Agile vienen a nuestra ayuda.

Conocer formas de trabajo como la metodología agile son fundamentales para la innovación en cualquier empresa. Aprende más sobre todo ello con el Senior Management Program in Digital Innovation de ESIC.

  • Fecha de publicación
  • Diciembre 2017
  • Tecnología
  • Artículo

También te puede interesar

La comunicación de la moda sostenible: análisis de la evolución de la agenda de investigación

Marketing y Comunicación

El propósito de este estudio es identificar la evolución de las tendencias emergentes en la agenda de investigación 2030 en la moda sostenible en general y en el ámbito de la comunicación en part...

Más conectados… pero más desconectados? Sobre el efecto de los distractores viales en la conducción

Comercial y Ventas

Este artículo de investigación presenta los resultados de un estudio científico recientemente publicado en la revista Safety Science. Su objetivo central fue evaluar la relación entre los distract...

Impuestos aduaneros: ¿qué son y qué tipos existen?

Management

Trabajar en el mercado internacional realizando importaciones o exportaciones no es tarea fácil para ninguna organización, ya que hay adentrarse en un universo burocrático con muchos elementos como...