Pasar al contenido principal
Imagen
Tecnología 4.0: beneficios y aplicaciones para tu empresa

Tecnología 4.0: beneficios y aplicaciones para tu empresa

Tecnología | Artículo
  • Enero 2018
  • Fecha de publicación
  • Enero 2018
  • Tecnología
  • Artículo
Texto


En el mundo de la tecnología 4.0 existen ya multitud de soluciones, ofrecidas no sólo por grandes líderes tecnológicos, sino también por una considerable cantidad de PYMEs, start-ups y emprendedores.
Estas últimas han hecho de la democratización del conocimiento su arma para participar con sus productos y servicios en esta llamada cuarta revolución industrial.
Cualquiera de estas soluciones es perfectamente válida y tiene la suficiente calidad y confiabilidad para que una empresa, grande o pequeña, pueda emplearla con garantías.
Quitémonos las preconcepciones sobre la calidad de producto de pequeñas compañías y start-ups, pero tampoco pensemos que esto de la innovación y la Industria 4.0 es propiedad exclusiva de este tipo de pequeñas empresas. Las grandes, aunque algo más lentas, también son capaces de ofrecer tecnologías punta y disruptivas.
Dicho ésto, elegir cuales de estas soluciones aplicar y cómo aplicarlas es crucial, para que realmente sean efectivas y generen competitividad una vez implantadas en la empresa. Y es que si no, no tienen mucho sentido, ya que lo que buscamos es siempre mejorar la rentabilidad y la sostenibilidad de la empresa.

Tecnología 4.0: Planificación y personalización como base del éxito

Pero no es lo mismo una empresa de servicios, que una industria con alto contenido en mano de obra (como por ejemplo la textil), o una industria de grandes series y máquinas muy automatizadas o procesos robotizados. Es más, cada empresa es un mundo que en cada momento tiene unas prioridades, necesidades y oportunidades distintas.
Por ello, aparte del conocimiento técnico sobre las capacidades y características de cada una de estas tecnologías 4.0, la empresa que desee lanzarse a la cuarta revolución industrial, debe analizar en profundidad cuáles son los aspectos críticos de su gestión y sus procesos.
Así conseguirá invertir y aplicar estas tecnologías de forma ordenada, priorizando y atendiendo primero a los aspectos críticos de la empresa. También es muy positivo disponer de una estrategia a nivel empresarial, lo que nos permitirá alinear la tecnología 4.0 que adoptemos con lo marcado en esta planificación a largo plazo.
No podemos (ni debemos plantearnos) aplicar todas estas tecnologías a la vez, ni pensar en paquetes estándar, es un error, ya que avanzar en la digitalización de la empresa, abordar con éxito la Industria 4.0, supone crear un traje a medida en cada caso.

Tecnología 4.0: Factores a tener en cuenta antes de la implantación

De este modo, debemos asegurarnos de disponer en nuestra empresa de las habilidades y capacidades necesarias para realizar un análisis estratégico del desempeño y puntos críticos de la empresa.
Esto nos permitirá identificar en qué áreas debemos actuar de manera prioritaria, en cuáles no tanto, y en cuáles no tenemos que aplicar ninguna tecnología 4.0 por no ser necesario.
Por otra parte, también es necesario que dispongamos en la empresa de capacidades y habilidades en cuanto a definición y mejora de procesos en cada área.
La tecnología 4.0 tiene que estar al servicio de la empresa, e implantarla no puede ser un fin en sí mismo, sino que tiene que ser un mecanismo que permita mejorar la competitividad de la misma mediante la simplificación, automatización o aceleración de sus procesos.
Es por ello que de manera previa a la realización de una implantación de cualquier tecnología 4.0, se debe realizar una definición exhaustiva y un análisis del proceso o procesos afectados. Si lo que intentamos es adaptar los procesos de la empresa a una solución dada, se pueden generar ineficiencias por afectar a procesos específicos que ya son altamente eficientes.
Este aspecto debe ser muy tenido en cuenta. Las soluciones y tecnologías se tienen que adaptar a los procesos de la empresa, mejorándolos y haciéndolos aún más competitivos.

Tecnología 4.0: Las bases de su aplicación

En definitiva, cualquier aspiración a aplicar tecnologías 4.0 para convertirse en una empresa o una Industria 4.0, pasa por tener muy claro el posicionamiento y planteamiento estratégico de la misma, así como el funcionamiento de sus procesos.
Implantar tecnología 4.0 por implantar, solo nos llevará a gastar dinero en inversiones que nos costará amortizar, y a desilusionarnos con algo que, bien entendido, puede ser muy beneficioso para cualquier empresa.
Para ello es muy deseable disponer en la empresa de personal con las capacidades anteriormente citadas, que sean capaces de conocer y apoyar en la definición concreta de las soluciones a implantar.
Sin duda, existe una gran cantidad de consultores perfectamente preparados para asesorarnos en este proceso, si bien considero que el proceso es de tal envergadura a poco que la empresa sea mediana, que debe ser tutelado por personal interno de la misma.
¿Quieres aprender a diseñar productos inteligentes y ser más eficiente en su fabricación? Fórmate con el Programa Superior en Internet de las Cosas e Industria 4.0 de ICEMD. Encuentra toda la información e inscripciones, aquí.

 


Descargar e-Book

 

  • Fecha de publicación
  • Enero 2018
  • Tecnología
  • Artículo

También te puede interesar

Los 10 activos del marketing con más tracción para generar leads

Marketing y Comunicación

En cualquier sector del mercado, un activo es un recurso que tenemos en nuestro poder y que nos ayuda a generar beneficios para nuestra empresa. Y esto no es menos en el entorno del marketing. A pa...

¿Cómo se están enfrentando las marcas deportivas a la nueva situación?

Marketing y Comunicación

Si algo nos ha traído la pandemia de covid-19 es la sacudida que han sufrido los planes de marketing y comunicación justo en el primer trimestre del año, y no por la reducción del presupuesto, com...

La estrategia de los pequeños gestos

Marketing y Comunicación

A menudo repito en clase que la comunicación lo es todo. Nada funciona si no concurre una buena estrategia en esta materia en sus tres grandes vertientes: la verbal (el qué), la paraverbal (el cómo...