Pasar al contenido principal

Estrategia creativa orientada al usuario: ¿cómo aplicarla?

Comercial y Ventas | Artículo
  • Visitas
    293
  • Febrero 2018
Texto

Estrategia creativa: ejemplos a lo largo de la historia 

Por influencia de los artistas bohemios, la creatividad se ha asociado a las artes, a los locos o a la infancia. Sin embargo, los publicistas e ingenieros del siglo XX comenzaron a comprender la importancia de seguir una estrategia creativa en las empresas para, de este modo, reducir costes de producción o aumentar las ventas sin necesidad de esperar la llegada de una musa.



 


Descarga gratis la guía: Retos oportunidades y consejos de la Economía Digital


hbspt.cta.load(1688564, '06a632e4-3a38-4dad-8c95-8590dd607755', {});

 

En los momentos delicados de la historia encontramos buenos ejemplos de esta visión. Hay dos que gustan especialmente. El primero es la hélice de los aviones de la I Guerra Mundial. Resultaba que los pilotos, al ametrallar a su enemigo, se destrozaban a balazos su propia hélice. Se buscaron diversas estrategias creativas para resolver este problema, como blindar las hélices con metal, solución cara y que añadía más peso a los aviones, produciendo rebotes muy peligrosos de balas. La creatividad dio una solución sencilla: el seguro del gatillo se activaba cuando el aspa de la hélice pasaba por delante de la ametralladora.

Otro ejemplo aún mejor es el del jeep en la II Guerra Mundial. Las tropas norteamericanas necesitaban un vehículo militar barato de producir, duro, versátil, que se lanzase desde aviones y que sirviese para diferentes terrenos, capaz de transportar material y tropas. ¿Cómo dar una respuesta a este dilema? Los ingenieros militares siguieron una estrategia creativa de lo más sensata: escuchar las opiniones de los soldados que combatían en el frente. Gracias a la información aportada por los infantes, se dio con la respuesta. Se ha dicho muchas veces que el jeep ganó la guerra. Aquí podéis ver cómo en 3 minutos puede montarse y desmontarse completamente un vehículo de esos. Obvia decir lo barata que es su producción, lo sencillo que es lanzarlo a piezas en paracaídas y lo útil que es para el combate.

La estrategia creativa basada en el user thinking®, o centrada en el consumidor, se ve bien en la carrera espacial. Los astronautas norteamericanos se quejaban de que les picaba la nariz con la escafandra puesta. Un ingeniero escuchó esta preocupación y, aprovechando el recién inventado velcro (copiando el funcionamiento de las semillas de arctium), puso un pequeño trozo de éste dentro de las escafandras. Los astronautas ya podían rascarse. Barato y suficiente.

Estrategia creativa hoy: la importancia de poner el foco en el usuario 

Hoy en día, principalmente a partir del publicista Alex Osborn, inventor del brainstorming, se toma muy en serio seguir una buena estrategia creativa en las empresas, escuchando siempre las sugerencias de los usuarios. Para ello se utilizan varias metodologías como el design thinking, la gamificación, lean o el UX.

Tenemos varios ejemplos, como el video de un paciente encamado en el hospital. Si nos ponemos en su lugar, estaremos casi 24 horas al día… ¡viendo el techo! ¿La solución? Se le pone la televisión en el techo, así la puede ver bien. Pero hay más. Yo mismo participé del diseño de un asistente virtual para enfermos crónicos. Si el asistente te preguntaba “¿te has tomado la pastilla de la cena?” y una gran parte de los pacientes se olvidaban, ¿por qué no eliminar esa dosis de la que se olvidaban y hacer dosis de dos pastillas al día, si es un problema extendido?

Las empresas necesitan desarrollar estrategias creativas si quieren que sus empleados estén satisfechos, o que sus productos o servicios sean de éxito. La premisa es sencilla: hacer las cosas pensando como un usuario y tratando de abaratar costes.

Pasos Estrategia creativa: lean gamification 

Para poder llevar adelante esta filosofía se recomiendan una serie de pasos. En la metodología lean gamification lo definen bajo el principio DEMOFI: detecta, motiva y fideliza. Sería algo así como:

  • Escucha al usuario. Detecta su necesidad. Trata de pensar como pensaría el usuario más torpe cuando emplee tu producto o servicio.
  • Prototipa de manera barata. Añade, quita, dáselo a probar a esos usuarios, escucha sus sugerencias, obsérvalos y modifica lo que sea.
  • Crea un primer modelo funcional pero sin añadidos innecesarios. Procura descubrir qué motiva a tu usuario para usarlo, ya sea estatus, comodidad, tranquilidad o competición.
  • Finalmente, lanza el producto o servicio una vez que ya esté a medida de quien va a usarlo.

La moraleja es sencilla: las empresas que no comprendan la necesidad de una estrategia creativa simplemente están condenadas a que los usuarios no las comprendan a ellas.

Aprende todo lo necesario sobre el cambio de paradigma en las relaciones empresa-usuario con el Máster en Customer Experience Management de ICEMD (MICEMD). Encuentra toda la información y matrícula, aquí.



 


Descargar e-Book


hbspt.cta.load(1688564, 'f8c489a3-7299-44ac-80e2-75dc319e1e99', {});

 


También te puede interesar

¿Qué es la gestión de los datos maestros y cuál es su importancia?

Tecnología

La gestión de datos maestros permite administrar el subconjunto de los datos de la organización en torno a áreas importantes como son el cliente, el producto y la estructura organizativa. Estos ele...

Fernando Castelló, profesor de #ESIC​ & Director de Castelló Consulting, en #LaHoraTech​

Tecnología

¿Cuál es la situación de las empresas en este nuevo escenario de la pandemia? ¿Cuál es la situación real que están viviendo las empresas ahora? Fernando Castelló, profesor de #ESIC​ & Direct...

La tendencia del recommerce profesionaliza la compraventa de segunda mano

Tecnología

Reducir el consumo de nuevos productos mientras se minimiza el impacto medioambiental y se consigue, además, un mejor precio suena interesante, ¿verdad? Esto es lo que propone la nueva tendencia ...