Pasar al contenido principal
Imagen
Cuando el avión entra en barrena: gestión de crisis y diseño de estrategias turnaround

Cuando el avión entra en barrena: gestión de crisis y diseño de estrategias turnaround

Comercial y Ventas | Artículo
  • Visitas
    704
  • May 2020
Texto

Las previsiones publicadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y por otras instituciones de análisis económico muestran un rápido deterioro de las economías occidentales con escenarios que representan la crisis económica post-COVID19 en España como una U con una amplia base y caracterizada por una lenta recuperación.La forma que adopte la salida de esta crisis dependerá de la transversalidad sectorial de la recuperación y, en particular, de la eficacia de las medidas aplicadas.

Las políticas económicas adoptadas en esta fase inicial deben cumplir una doble finalidad: la primera es tratar de minimizar la destrucción del tejido empresarial, prestando especial atención a sectores gravemente afectados como la hostelería, el turismo y otros servicios auxiliares. Estas importantes áreas de actividad económica representan cerca de uno de cada cuatro euros de nuestro producto interior bruto (PIB).

Además, como consecuencia derivada de la anterior, la segunda finalidad de la política pública es frenar el aumento del desempleo. En el supuesto más conservador que plantea el Banco de España en sus previsiones, la tasa de desempleo se elevaría hasta el 21,7% en 2020 y apenas descendería del 20% en 2021.

Desde un enfoque centrado en la gobernanza empresarial, el diseño de estrategias turnaround constituye una de las principales herramientas que hacen posible la supervivencia empresarial en contextos de crisis.

Los empresarios y directivos no pueden permanecer inmóviles. Deben aplicar los planes de contingencia elaborados junto con el diseño de la estrategia antes de la crisis y desplegar ahora todo tipo de estrategias turnaround que resulten tan ágiles como certeras.

Durante las últimas semanas venimos trabajando con diversos consejos de administración en la elaboración de análisis de riesgos y en la preparación de guías claras que permitan a sus respectivos comités de dirección llevar a cabo la correcta valoración de riesgos latentes y futuros.

La formulación de estrategias de recuperación incluye una adecuada evaluación de posibles planes de reducción y estabilización, poniendo el acento en la adopción de estructuras tecnológicas y de innovación que queden ligadas a los procesos y a la minimización de costes, y que en definitiva permitan la generación de cash-flow a corto o medio plazo.

Si el avión cae en barrena, la primera prioridad es estabilizar su altitud, trayectoria y velocidad, para poner fin a la espiral de descenso. Solo cuando la nave vuelve a estar bajo control es posible diseñar estrategias que permitan recuperar la senda de crecimiento anterior.

Siguiendo con el símil aeronáutico, los empresarios y directivos deben tomar conciencia de que las estrategias turnaround encuentran durante la primera etapa de estabilización un elevado riesgo implícito, fruto de la posibilidad de un descenso brusco en la velocidad y, en particular, de una respuesta del piloto que resulte tardía o errónea. De no corregirse a tiempo, el aparato corre el riesgo de caer a plomo y estrellarse contra el suelo.

Como pilotos responsables del avión, los equipos directivos pueden evitar que la aeronave siga en pérdida y que la rotación en espiral termine por traccionarla hasta su impacto.

En un mercado competitivo, las primeras empresas en tomar decisiones firmes y responsables son las que tendrán más posibilidades de sobrevivir y mejorar su posición estratégica a largo plazo.

El análisis de los riesgos y las barreras de salida de cada unidad de negocio permiten tomar decisiones que minimicen los riesgos a largo plazo y abrir opciones de saneamiento ligadas a la desinversión parcial de unidades de negocio, incluso con apoyo financiero de terceros, dentro de estrategias de cosecha.

La venta inmediata de las partes del negocio puede resultar recomendable a medio plazo, pero su correcta preparación debe acometerse en estos momentos, aun cuando la segregación pueda suponer la pérdida de parte del fondo de comercio de la compañía.

El plan de saneamiento debe contemplar como opciones estratégicas el diseño de los protocolos de abandono y liquidación, abordando, en su caso, la determinación y la planificación del final de la actividad. En este sentido, es de vital importancia considerar el marco de posibilidades que abre la vía concursal, especialmente para negociar con los acreedores y diseñar el plan de viabilidad. Hacerlo pronto de forma realista y profesional puede ayudar a contar con la aceptación de la mayoría de los acreedores para superar el concurso e impulsar la compañía una vez superada la crisis.


También te puede interesar

De lo tradicional a lo digital: el software as a service como transformador del escenario

Marketing y Comunicación

La evolución de los modelos de negocio en esta etapa de transformación digital sigue logrando que un término, el SaaS, esté constantemente siendo protagonista. El denominado software as a serv...

¿Cuál será la moda del futuro?

Marketing y Comunicación

Los cinco grandes drivers del futuro de la moda… y muchas pequeñas revelaciones  Escribo este artículo después de ver el vídeo de Zalando Moda sin dramas, con el que presenta su servicio de ...

La revolución de la Inteligencia Artificial en la educación

Tecnología

La Inteligencia Artificial (IA) esta revolucionando la forma tradicional de enseñar, aprender y de operar en el sector educativo. Según Market Research Engine, el negocio de la IA global en el merca...