Pasar al contenido principal
Imagen
benchmarking-tipos

Cómo hacer un benchmarking y tipos que existen

Marketing y Comunicación | Artículo
  • Visitas
    635
  • Septiembre 2023
_ESIC Business & Marketing School

_ESIC Business & Marketing School

ESIC Business & Marketing School.

Cada vez es más complejo conseguir la atención de los usuarios y adquirir nuevos clientes. Para lograr esto, es fundamental contar con herramientas que busquen la eficiencia máxima en cualquier tarea diaria de la compañía. El benchmarking es una técnica que precisamente trata de solucionar este problema a través de la comparación del rendimiento de una empresa, producto o proceso con el de otras empresas, productos o procesos líderes en el mismo sector o industria. El objetivo principal es diversificar recursos e identificar oportunidades de mejora y buenas prácticas para aumentar la eficiencia y la competitividad.

 

CRO

¿Te gustaría cursar nuestro Máster Online en Marketing Digital [MOMD]? Accede para más información

Pero, ¿cómo nace el benchmarking? El término proviene de la palabra inglesa “benchmark” que viene a decir algo así como “punto de referencia”. A partir de ahí, surge el "benchmarking", que fue popularizado e introducido en el ámbito empresarial en la década de 1980 por Robert C. Camp, un consultor y escritor estadounidense. Camp trabajaba para la empresa Xerox Corporation en esa época y fue allí donde desarrolló y aplicó la metodología del benchmarking para mejorar los procesos y el rendimiento de la compañía. A partir de ese momento, el término "benchmarking" se popularizó en el mundo corporativo y se convirtió en una herramienta ampliamente utilizada para comparar los resultados obtenidos y la búsqueda de las mejores prácticas en diferentes áreas de negocio. 

 

Tipos de benchmarking

 

Hoy en día, dependiendo del objetivo de la compañía, se han clasificado así los diferentes tipos de benchmarking que puedes accionar:

 

Benchmarking interno

Se enfoca en comparar diferentes áreas o procesos dentro de una misma empresa. Es útil para identificar ineficiencias y oportunidades de mejora dentro de la organización.

 

Benchmarking competitivo o externo

Implica comparar el rendimiento de tu empresa con el de los competidores directos en el mercado. Ayuda a entender cómo te posicionas en relación con otras empresas del mismo sector.

 

Benchmarking funcional

Compara funciones o procesos similares en diferentes industrias. Puede revelar prácticas innovadoras que podrían aplicarse en tu sector.

 

Benchmarking genérico

Se enfoca en áreas generales de una empresa, como la gestión de recursos humanos o el servicio al cliente. Busca buenas prácticas independientemente del sector.

 

Benchmarking colaborativo

En este tipo de benchmarking varias empresas trabajan juntas para mejorar y compartir sus mejores prácticas de manera colaborativa.

 

Benchmarking internacional

Compara el rendimiento de una empresa con otras en diferentes países, lo que puede proporcionar información sobre prácticas globales y adaptaciones culturales.

 

Pasos para hacer un benchmarking

 

Ahora qué conoces lo que es, ¿te gustaría hacer un benchmarking para tu empresa? A continuación, puedes elaborar tu propio benchmarking desde cero siguiendo las siguientes indicaciones:

 

  1. Definir el objeto de benchmarking: Decide qué aspecto o proceso de tu empresa deseas mejorar y que deseas comparar con otras empresas.

 

  1. Identificar los referentes: Busca empresas o entidades que sean líderes o excelentes en el área que estás evaluando.

 

  1. Recopilar datos e información: Reúne datos relevantes sobre el proceso o área que estás analizando, así como información sobre las mejores prácticas utilizadas por las empresas de referencia.

 

  1. Analizar la información: Compara los datos recopilados entre tu empresa y las empresas de referencia. Identifica similitudes, diferencias y áreas de mejora.

 

  1. Establecer objetivos: Basándote en los hallazgos del análisis, define metas claras y realistas para mejorar el rendimiento de tu empresa.

 

  1. Implementar cambios: Introduce las mejores prácticas identificadas durante el benchmarking en tu empresa y realiza las modificaciones necesarias para alcanzar tus objetivos.

 

  1. Evaluar los resultados: Realiza un seguimiento de los cambios implementados y evalúa su impacto en el rendimiento de tu empresa.

 

Por último, antes de utilizar la técnica de benchmarking, recuerda que debes hacerlo de forma ética y responsable, sin divulgar información confidencial o sensible de otras empresas. Esta es una herramienta ideal para el crecimiento y la mejora continua de cualquier compañía, pero es importante ser cuidadoso a la hora de ponerla en práctica.  

 

Os recomendamos que no dejéis de actualizaros en las últimas tendencias y adquiráis los conocimientos adecuados sobre cómo hacer un benchmarking y los tipos que existen. Os invito a que miréis detenidamente el Máster Online en Marketing Digital [MOMD].

  • Autor

También te puede interesar

Flujo de caja: qué es, tipos y cómo calcularlo

Business

Controlar el dinero en casa es indispensable para llevar todo al día, por lo que imagínate cómo debe serlo en una compañía en la que hay que pagar nóminas, Seguridad Social, impuestos… Hoy vam...

COBOL: Qué es y para qué sirve este lenguaje de programación

Tecnology

¿Eres de los que se quieren dedicar a los datos? ¡Pues estás de suerte! Sin duda, dedicarse al mundo de los datos de cara a un futuro cercano (e incluso ya cada vez más presente) es un gran aciert...

¿Qué es la responsabilidad social corporativa? Ejemplos y empresas con RSC

Business

La responsabilidad social corporativa (RSC) era un concepto empresarial emergente y se ha convertido en un imperativo esencial para las organizaciones en la actualidad. La RSC implica que las empresas...