Pasar al contenido principal
Imagen
consejos-para-mejorar-la-capacidad-de-analisis

Consejos para mejorar la capacidad de análisis

Marketing y Comunicación | Artículo
  • Visitas
    160
  • Agosto 2021
  • Autor
  • David Tomás
  • Profesor de ESIC Barcelona. CEO y cofundador de Cyberclick.

    En 2012 fue nombrado uno de los 20 emprendedores más influyentes en España, menores de 40 años, según la Global Entrepreneurship Week 2012 e IESE.

Texto

La capacidad de análisis es una cualidad muy importante en el mundo empresarial y del marketing. Esta nos puede ayudar a tomar mejores decisiones, a planificar nuestras estrategias a largo plazo y a determinar un buen rumbo para nuestro proyecto.

Aun así, la capacidad de análisis no siempre se tiene en cuenta como una de las bases de un buen liderazgo. Si queremos convertirnos en un referente para nuestro equipo de trabajo, debemos ser capaces de analizar bien nuestro entorno y tomar decisiones en consecuencia. Por ejemplo, hay que llevar nuestros análisis más allá de simples números en informes y aportarles una visión cualitativa adaptada a nuestra empresa.

Para ello, en este artículo vamos a detallar qué es la capacidad de análisis en negocio y marketing y a dar cinco consejos que podemos aplicar para mejorarla.

Qué es la capacidad de análisis

La capacidad de análisis es una cualidad que nos ayuda a conocer con más profundidad la realidad a la que nos enfrentamos. Con un análisis racional, podemos ver realmente en qué situación nos encontramos como empresa, definir mejor los problemas y encontrar soluciones más acertadas.

Se trata de aplicar el pensamiento crítico a nuestra área de trabajo para así poder establecer las relaciones entre distintos elementos, adquirir nuevos conocimientos y buscar siempre nuevas perspectivas desde donde enfocar nuestro problema.

Aunque la capacidad de análisis no se limita a los negocios ni al marketing, es una cualidad que nos va a resultar de especial interés para ser más asertivos con nuestros clientes y acciones.

Cómo mejorar tu capacidad de análisis en 5 pasos

La capacidad de análisis es un concepto que no se puede mejorar de la noche a la mañana, ya que requiere mucho trabajo previo y formación constante. Aun así, existen algunos consejos que nos pueden ayudar a mejorar día a día nuestro pensamiento crítico.

A continuación detallaremos algunos de los pasos más importantes para trabajar nuestra capacidad de análisis:

  1. Afinar en la detección de los problemas

Cuando empecemos con nuestros análisis, es normal encontrarnos delante de informes con muchos datos y métricas. La realidad es que debemos ser capaces de desgranar bien toda la información y ver cuáles son realmente los problemas.

En este sentido, también debemos determinar cuál es la magnitud del caso y cuál es la verdadera raíz del problema. Por ejemplo, podemos encontrarnos unas métricas de retención bajas para nuestra web, pero... ¿son bajas porque hay un problema con la UX de la web o porque nuestro contenido ha perdido calidad? Ahí es donde debemos poner atención y encontrar el verdadero foco del problema, ya que si no detectamos bien el problema no podremos resolverlo adecuadamente.

  1. Apuesta por la máxima imparcialidad

La segunda parte fundamental de un buen análisis es la imparcialidad. Cuando sentimos un proyecto o una empresa como propios, es muy difícil adoptar una óptica sin prejuicios y analizar la situación siendo totalmente imparcial.

Pese a eso, debemos intentar poner una barrera entre nuestro proyecto y nosotros mismos para así poder verlo desde un punto de vista más analítico y sin influencias. Si nos resulta complicado, podemos pedir la ayuda u opinión a una tercera persona, quien nos aportará una visión neutra y fresca. Incorporando a nuevas personas, obtendremos una mirada alternativa que puede darnos no solo una perspectiva nueva, sino también proponer acciones innovadoras.

  1. Déjate aconsejar y contempla todas las propuestas

Del mismo modo que la imparcialidad puede perjudicarnos a la hora de encontrar los problemas, también puede ser un inconveniente cuando busquemos una posible solución. A veces tendemos a pensar que nadie mejor que nosotros va a conocer el proyecto y que solamente nosotros podremos encontrar soluciones válidas.

Debemos ser abiertos de mente y dejarnos asesorar por aquellos que ya poseen una gran capacidad de análisis. De ellos, ya sean mentores o compañeros de trabajo, aprenderemos porque nos propondrán soluciones diferentes. Aunque pensemos que sus ideas no van a funcionar, conviene considerar su opinión porque nunca se sabe cómo vamos a resolver un problema, ya sea actual o futuro.

  1. Fragmenta tus problemas en sus componentes

A la hora de abordar los posibles problemas, es normal que nos sintamos abrumados con una gran cantidad de frentes en los que actuar. Ante esta situación, lo mejor es analizar detenidamente cada uno de los problemas para ver cuáles son sus componentes concretos y empezar a actuar sobre ellos uno por uno.

Es muy probable que un solo problema no dependa de un solo asunto, sino que sea el resultado de un cúmulo de factores. Por ello, debemos encontrar cada uno de ellos y resolverlos aplicando soluciones meditadas y específicas.

  1. Establece prioridades en tus acciones

Al igual que hemos comentado lo importante que es encontrar los componentes de un problema concreto, también es esencial establecer qué soluciones debemos empezar a aplicar antes. Aunque tengamos muchas ideas, la realidad es que no podemos abarcar muchas cosas a la vez y por ello debemos ver qué problemas son más urgentes a la hora de actuar.

Lo mejor es valorar qué acciones debemos llevar a cabo y sopesar su urgencia respecto a las demás. De este modo, veremos cuáles son nuestras prioridades como empresa y por dónde hay que empezar a trabajar.

Bonus tip: busca alternativas con tiempo

Finalmente, un último consejo extra es también ser precavido y tener siempre un plan B. Cuando queremos poner en marcha nuestro proyecto o nuevas acciones, no todo sale siempre como esperábamos. Puede pasar que queramos aplicar una solución a un problema y que, sin saberlo, no resulte adecuada.

Nunca está de más analizar cuál será la trascendencia de nuestras acciones y qué posibles complicaciones pueden comportar para así tener otras alternativas en mente que podamos aplicar.

En conclusión, la capacidad de análisis es una cualidad muy útil tanto en el mundo de los negocios como en el sector del marketing. Pero la realidad es que debemos trabajarla con el tiempo aplicando distintas técnicas que nos ayuden a mejorar nuestro pensamiento crítico día a día.

Os recomendamos que no dejéis de actualizaros en las últimas tendencias y adquiráis los conocimientos adecuados. Os invito a que miréis detenidamente el Master en Dirección de Marketing y Gestión Comercial.

  • Autor
  • David Tomás
  • Profesor de ESIC Barcelona. CEO y cofundador de Cyberclick.

    En 2012 fue nombrado uno de los 20 emprendedores más influyentes en España, menores de 40 años, según la Global Entrepreneurship Week 2012 e IESE.


También te puede interesar

Cómo ser consultor en negocio digital

Management

Tras muchos años de trabajo en empresas y proyectos de diversa naturaleza, puedo concluir que hay tres tipos de consultoría:  Algunas empresas contratan estos servicios como un gasto neces...

El vendedor como cazador y productor de eventos

Comercial y Ventas

«Siempre hay un evento que actúa como estímulo en el cerebro para que exista una percepción».   ¿Qué pasaría si los vendedores tuviéramos el poder de leer la mente de nuestro cliente? Im...

Qué son los Recursos Humanos y su función en una empresa

Management

Ciertas preguntas, por mucho que se formulen, nunca pierden interés. Son preguntas tras las cuales se esconden enigmas perdurables a lo largo del tiempo. Este artículo trata sobre una de esas pregun...