Pasar al contenido principal
Imagen
La tendencia eco-friendly, mucho más que un estilo de vida para consumidores y marcas

La tendencia eco-friendly, mucho más que un estilo de vida para consumidores y marcas

Marketing y Comunicación | Artículo
  • Diciembre 2019
  • Autor
  • Paco Lorente
  • Docente internacional de Marketing en España (ESIC) y Colombia (ESUMER). Ingeniero Técnico en Diseño Industrial; Ingeniero en Organización Industrial; Máster en Dirección de Marketing y Diplomado en Pedagogía y Didáctica de la Educación Superior. Director Creativo de Sinaia Marketing. Premio al Mejor Blog de Marketing en español 2015.

Texto

Las nuevas categorías de consumidores hacen que las marcas gestionen de una forma mucho más minuciosa los pequeños nichos de público que pueden generar oportunidades. Es un trabajo más complejo, pero a la vez con mayor espacio para la innovación.

La clásica segmentación de los consumidores ha cambiado de forma revolucionaria en los últimos tiempos. La clasificación de los perfiles por edad, sexo o poder adquisitivo va perdiendo su rigor por culpa de (o gracias a) la amplitud del rango de los consumidores y los denominados estilos de vida.

Este concepto recoge de forma mucho más amplia a consumidores con iguales intereses pero quizás con distintas características estructurales. Los une una pasión, un hobby, un gusto… en definitiva, un estilo de vida común.

Sucede a menudo con grupos como los llamados singles, pet-friendly, veganos, etc., pero también, y cada día más, con los consumidores ecológicamente responsables.

Es un tipo de consumidor que exige a las marcas la puesta en práctica de valores y acciones que protejan el medio ambiente y sumen para reorientar el presente y el futuro hacia modelos más verdes.

Las marcas que se suman a este tipo de estrategias son conocidas como marcas eco-friendly, puesto que están alineadas con el respeto a la naturaleza y, por consiguiente, con un estilo de vida que representa a un amplio rango de consumidores que esperan respuestas de las marcas.

Tenemos la gran suerte de ser coetáneos de este cambio, un momento donde los consumidores demandan a las marcas acciones concretas y estas acceden y cambian sus modelos de diseño, planificación y fabricación para poder estar dentro del mercado de consumo y no ser castigadas si no cumplen las expectativas.

En realidad, la perspectiva ecológica desde el punto de vista de la estrategia de marketing es un procedimiento donde se debe aplicar el sentido común y la valoración del impacto medioambiental que supone el ciclo de vida del producto o servicio.

Por ejemplo, hay posibilidad de actuar sobre la fabricación del producto, los materiales, el envase, el transporte o incluso en el propio servicio. Existen resultados muy creativos que llaman poderosamente la atención por sus completas propuestas de valor, que buscan un claro posicionamiento eco-friendly.

Ejemplos de marcas eco-friendly

Un ejemplo que destacar es el dentífrico sólido Georganics, no solo por el singular hecho de ser sólido, sino por los elementos que acompañan al producto y lo sitúan en el foco de este estilo de vida.

Es un dentífrico natural, sin flúor y con sabor a menta: una manera distinta de cepillarse los dientes, puesto que se muestra en una barra de 60 ml, que dura hasta seis meses usándola dos veces al día.

Sus ingredientes son cien por cien naturales, veganos y sin gluten. Su packaging está elaborado a partir de un simple tubo de cartón totalmente reciclable.

En este caso, encontramos un producto que, por su singular naturaleza, ofrece una serie de razones funcionales al consumidor eco para que lo elija por encima de cualquier otro tradicional. La oportunidad está en la propia creatividad e innovación que se abre gracias a estos nuevos escenarios de consumo.

No hay duda de que el reto se dirige a estos micronichos de mercado, los cuales solicitan nuevos productos o servicios que encajen con sus gustos y deseos, sin olvidar las grandes tendencias que mueven el entorno de consumo.

Para finalizar este artículo, me gustaría dejar una pregunta abierta sobre este producto que encontré hace unos días. Sin duda, es una idea muy interesante: una novedosa bandeja de plátanos alineados de izquierda a derecha por orden de maduración para disponer del plátano perfecto cada día dentro de los próximos seis días.

Una idea genuina, pero, en el contexto social y medioambiental actual, un producto que contiene su envoltorio natural, ¿necesita un nuevo envase plástico añadido? ¿Hubiera sido una buena oportunidad para enfocarlo a un consumidor eco-friendly?

Imágenes: insider.com / georganics.com

  • Autor
  • Paco Lorente
  • Docente internacional de Marketing en España (ESIC) y Colombia (ESUMER). Ingeniero Técnico en Diseño Industrial; Ingeniero en Organización Industrial; Máster en Dirección de Marketing y Diplomado en Pedagogía y Didáctica de la Educación Superior. Director Creativo de Sinaia Marketing. Premio al Mejor Blog de Marketing en español 2015.


También te puede interesar

Growth hacking: estrategias para crecer en entornos digitales

Marketing y Comunicación

En el entorno del marketing actual surgen nuevos conceptos que debemos conocer; de ellos, uno que es realmente interesante es el growth hacking. Se trata de un enfoque que pretende, con la mínima ...

Una promoción profesional: ¿oportunidad o trampa?

Management

Las oportunidades no son producto de la casualidad, sino el resultado de tu trabajo Imagínate que vuelves de vacaciones y te llaman de dirección. «¿Qué querrán?» es la primera pregunta q...

Hacia la integración total: tendencias imbatibles y lo que 2020 supondrá para el social commerce

Marketing y Comunicación

No es un secreto que 2020 pasará la historia como un año especial, como un ejercicio en el que cambiaron muchas cosas en el ámbito digital. Podríamos hablar de sectores, plataformas, pero hay aspe...