Pasar al contenido principal
Imagen
productos de proximidad

Productos de proximidad como oportunidad de mercado

Marketing y Comunicación | Artículo
  • Julio 2020
  • Autor
  • Francisco Torreblanca
  • Docente Internacional de Marketing en España (ESIC) y Colombia (ESUMER). Licenciado en Economía; Master en Dirección de Marketing y Diplomado en Pedagogía y Didáctica de la Educación Superior. Director de Sinaia Marketing; consultora especializada en estrategia de marca; producto y comunicación. Premio al Mejor Blog de Marketing en español 2014.

Texto

Existe una tendencia global hacia el consumo de los denominados productos kilómetro cero.

Más cerca de lo que pensamos tenemos productos alimenticios de una gran calidad, que la mayoría de las veces permanecen en la sombra al no poder competir con la gran distribución. Digamos que son la contraposición a los productos que llegan desde un lugar de recolección o producción muy lejano hasta el supermercado y de ahí a nuestra casa.

También denominados productos kilómetro cero, los productos de proximidad son aquellos producidos cerca del lugar donde se consumen. Este concepto reduce la distancia entre productores y consumidores evitando intermediarios y costes asociados.

Los productos de proximidad se venden en un entorno inmediato

Es decir, a poca distancia de la zona en la que se han producido. En los últimos tiempos se han convertido en una tendencia de consumo global, ya que otra de sus ventajas es que reducen el impacto medioambiental, sobre todo por la parte logística.

Movimientos como el slow food promueven un consumo más sostenible y ecológico que favorezca la biodiversidad, el comercio justo y un compromiso más ético con los productores.
 
Para que un producto pueda ser considerado como de kilómetro cero, ha de producirse y consumirse en un radio no superior a 100 km. Por lo tanto, hablamos productos muy locales, lo que pone en valor a las opciones de temporada si hablamos solo de los productos de alimentación.

En este sentido, se catalogan como productos ecológicos, es decir, su proceso de producción y transporte se adecúa a normativas que garantizan que se trata de alimentos naturales sin productos químicos ni tóxicos añadidos.

Un interesante planteamiento que no supone más que un retorno al pasado 

Pretenden ser una vuelta al origen como forma de producción sostenible y racional, que vele por la continuidad de los recursos para nuestra generación y las siguientes.

Si antes de la pandemia originada por la enfermedad covid-19 ya eran una tendencia global, con la llegada del confinamiento las cifras de consumo de esta opción de mercado han crecido todavía más.

Un ejemplo: según la encuesta «Compra de productos y covid-19» hecha por la Unión de Consumidores de la Comunidad Valenciana a 628 personas para conocer los cambios producidos en la cesta de la compra durante este periodo, el 92,5% de los entrevistados afirma haber consumido productos de temporada y el 76,8% manifiesta haber comprado productos de proximidad.

Estos datos son extrapolables al conjunto del país y seguramente también al conjunto de otros países a nivel mundial, ya que, dadas las restricciones que se han sufrido, la opción más cercana, segura y fiable ha sido echar mano de los productos de proximidad.

Por tanto, estamos ante una gran oportunidad para dar solidez a esta tendencia global y apostar por un crecimiento notable y sostenible de este modo de consumo.

Esta opción de consumo está alineada con la llamada economía circular

Este concepto surgió en los años ochenta para hacer referencia a un sistema económico de producción y consumo que vinculaba economía y medioambiente. 

La economía circular pretende reducir los materiales necesarios para fabricar los productos y la cantidad de desechos generados para garantizar la sostenibilidad promoviendo su reutilización. Por este motivo, son fundamentales el reciclaje y el tratamiento de los residuos, junto con el uso de fuentes de energía renovables.

Cómo identificar un producto de proximidad

Para identificar un producto de kilómetro cero, debemos fijarnos en su etiquetado, ya que suelen contar con distintivos que los ayudan a diferenciarse del resto. Es posible que en los últimos tiempos estés viendo algunos cartelitos con un símbolo gráfico que los identifica como «km 0».

Aunque estos productos de proximidad no poseen aún un sello oficial específico, algunas comunidades autónomas están empezando a regularlos. Será muy interesante estandarizar este sello para llevar a cabo una identificación más homogénea y segura de los productos. 

Por último, quiero destacar que aunque la mayoría de las veces hablaremos de productos alimenticios de proximidad, también existen productos kilómetro cero relacionados con ámbitos como la artesanía, por ejemplo.
 

  • Autor
  • Francisco Torreblanca
  • Docente Internacional de Marketing en España (ESIC) y Colombia (ESUMER). Licenciado en Economía; Master en Dirección de Marketing y Diplomado en Pedagogía y Didáctica de la Educación Superior. Director de Sinaia Marketing; consultora especializada en estrategia de marca; producto y comunicación. Premio al Mejor Blog de Marketing en español 2014.


También te puede interesar

¿Para qué quieres ser más productivo si no sabes hacia dónde vas?

Management

Eres una persona muy ocupada; tienes multitud de frentes abiertos en el entorno personal y en el profesional. Entre estos frentes se encuentran cosas que hacer: tareas, trabajos, proyectos, recados, p...

Salesforce y el CRM

Marketing y Comunicación

Si el mundo del CRM y el marketing fuese una carrera de Fórmula 1, el equipo de marketing tendría que prepararse como lo hacen las escuderías.  ¿Qué es salesforce? Es más que un CRM. Sirv...

Impresiona al cliente; te juegas la venta en ello

Comercial y Ventas

«Las primeras impresiones nunca tienen una segunda oportunidad». Charles R. Swindoll En los tres primeros segundos, cuando conocemos a alguien o nos presentan algo, hacemos suposiciones que n...