Pasar al contenido principal
Imagen
Qué es la economía naranja

Qué es la economía naranja y cuáles son sus oportunidades

Marketing y Comunicación | Artículo
  • Visitas
    994
  • Diciembre 2020
  • Autor
  • Paco Lorente
  • Docente internacional de Marketing en España (ESIC) y Colombia (ESUMER). Ingeniero Técnico en Diseño Industrial; Ingeniero en Organización Industrial; Máster en Dirección de Marketing y Diplomado en Pedagogía y Didáctica de la Educación Superior. Director Creativo de Sinaia Marketing. Premio al Mejor Blog de Marketing en español 2015.

Texto

Constantemente aprendemos e introducimos a nuestro vocabulario nuevos términos que nos permiten segmentar y agrupar las diferentes actividades que se desarrollan en nuestro entorno. En esta ocasión, vamos a sumar una nueva definición a nuestro listado y a descubrir uno de los términos de mayor tendencia: la economía naranja. 

La economía naranja se vincula estrechamente a las actividades creativas y a todos los productos y servicios que resultan de ellas. Es cierto que la creatividad viene implícita en multitud de sectores productivos, cada día en un número mayor, pero en esta ocasión vamos a diferenciar algunos de ellos. 

En concreto, los sectores económicos que engloba este concepto son todos aquellos productos y servicios culturales que son susceptibles de convertirse en contenido de propiedad intelectual. Realmente, este término de economía naranja fue traído a escena por John Howkins en su libro The creative economy: how people make money from ideas [La economía creativa: cómo las personas ganan dinero con las ideas], desde donde se ha afianzado de manera natural en la terminología diaria. 

Por lo tanto, si hablamos de industrias de entretenimiento, artes visuales, cine, arquitectura, diseño, software, publicidad, moda, comunicación, etc., hablaremos de economía naranja. El ámbito de actuación es amplio y está en continuo avance, puesto que el movimiento del emprendimiento está suponiendo un gran impulso para este campo. 

A estas alturas te estarás preguntando por qué recibe el nombre de naranja; pues bien, tiene una sencilla y acertada explicación: el color naranja a menudo se vincula a campos como la creatividad, el conocimiento y la cultura, y sirve para ilustrarlos. Por lo tanto, se consigue una asociación precisa e inequívoca. De hecho, en muchas ocasiones encontraremos referencias a este ámbito con el término economía creativa. La innovación intelectual es uno de sus pilares básicos. Encontrar nuevas ideas que aporten un beneficio cultural a las personas a través de productos y servicios distintos es clave para el desarrollo de esta economía. 

Con la participación de diferentes agentes, existen tres grandes grupos de actuación. Por un lado están los creadores de contenido, artistas, músicos, pintores, etc., pasando por los productores, colaboradores, inversores… hasta llegar al público final del producto o servicio en cuestión. 

La economía naranja está presente en el desarrollo cultural de un país o entorno concreto. Con la unión de la creatividad cultural y la economía se obtiene un modelo que potencia los resultados, los valores y los principios. Además, gracias al protagonismo de la creatividad, en este término siempre se encontrarán productos y servicios que sean únicos y con los que sus creadores pueden distanciarse de los principales competidores que puedan existir.

No hay que olvidar que estos conceptos atraen y engloban a sectores en constante innovación. Por ejemplo, la gastronomía, el deporte, el turismo o incluso los modelos de sostenibilidad medioambiental son puntas de lanza en este entorno económico. 

La economía circular y la economía colaborativa son complementarias de la economía naranja en multitud de ocasiones. La tecnología digital también contribuye de forma constante a forjar este entorno productivo cada vez con mayor fortaleza. 

Ejemplos reconocidos como Netflix son una manera sencilla de ponerle nombre a este novedoso concepto. Seguro que tú conoces alguno más. Te invito a descubrirlo y a compartir con nosotros algún otro ejemplo de economía naranja. ¿Te animas?

Os recomendamos que no dejéis de actualizaros en las últimas tendencias y adquiráis los conocimientos adecuados. Os invito a que miréis detenidamente el Master en Dirección de Marketing y Gestión Comercial.

 

  • Autor
  • Paco Lorente
  • Docente internacional de Marketing en España (ESIC) y Colombia (ESUMER). Ingeniero Técnico en Diseño Industrial; Ingeniero en Organización Industrial; Máster en Dirección de Marketing y Diplomado en Pedagogía y Didáctica de la Educación Superior. Director Creativo de Sinaia Marketing. Premio al Mejor Blog de Marketing en español 2015.


También te puede interesar

Inteligencia artificial en la salud más allá del tratamiento de imágenes

Tecnología

Se habla mucho de la inteligencia artificial y sus aplicaciones en la medicina. Habitualmente se asocia a casos —más llamativos— en los que se aplica para la detección de cánceres mediante el d...

Brokel es el habilitador de la economía del dato y la IA

Tecnología

En los últimos años el interés por la economía del dato y la inteligencia artificial no ha dejado de crecer. Las empresas son conscientes del valor de los datos que generan, pero hoy en día todav...

10 consejos sobre como hacer networking

Management

En los últimos años, el término networking ha pasado a formar parte de nuestro vocabulario como uno más. La gran mayoría de los empresarios y emprendedores conocen esta práctica y se sirven de e...