El Día del Soltero: “Esto es la guerra fría promocional”

No es el primer artículo que escribo en este blog sobre las distintas acciones que intentan desestacionalizar la demanda a través de las publipromociones que utilizan las empresas para incentivar las ventas de sus productos. ¿Por qué deberías seguir leyendo este artículo entonces? Pues porque en esta ocasión he creído ver algo diferente, que merece ser analizado con una mirada crítica, y quiero plantearte una hipótesis (alocada o no), que tú con tu visión de marketing deberás validar, o no…

Las marcas y los grandes distribuidores mundiales se afanan en crear o adoptar viejas o nuevas festividades con el fin legítimo, o no, de acercarse aún más a su público objetivo y ofrecerles incentivos o suculentas ofertas y rebajas de precio escandalosas para dinamizar sus resultados en las ventas. Pues bien, en este caso me voy a centrar en analizar, a vista de pájaro marketiniano, un día SINGULAR, el Día del Soltero, Singles Day o Guanggun Jie.

¿Por qué se ha creado el Día del Soltero?

Hoy en día, en muchas sociedades del mundo está de moda eso de vivir solo, y no por necesidad sino por deseo propio. Un día como el Día del Soltero no podía faltar entonces en el calendario comercial de las empresas, ávidas de vender bajo cualquier justificación posible.

Si existe el Día de los Enamorados, en el que cada 14 de febrero escaparates y tiendas de medio mundo se dejan invadir por el color rojo de la pasión, y en el que corazones y motivos relacionados con el amor se muestran sin tapujo alguno, ¿no tienen derecho las personas que no han encontrado el amor de su vida (o que no han querido encontrarlo o lo han dejado pasar y han preferido hacer válido el refrán de “mejor solo que mal acompañado”) a tener también su día especial y celebrar dicha situación sentimental o vital? ¡Faltaría más, por supuesto que sí! Estas personas tienen ese “derecho” comercial, y es por lo que se celebra en todo el mundo el Single Day o Día del Soltero.

¿Cuál es el origen de el Día del Soltero?

Esta celebración es originaria de China. En la década de los 90, por el año 1993, algunos estudiantes de la universidad de Nankín comenzaron a celebrar el 11-11, una fiesta para conmemorar el día de “solo unos”, que terminó convirtiéndose en el Día del Soltero por aquello de tanto uno solo…, aunque quizás el verdadero origen esté en algún joven despechado por una ruptura amorosa, que quiso montar la fiesta para tener algo que celebrar o para poder beber para olvidar, vaya usted a saber…

día del soltero
Este festejo se popularizo rápidamente y traspasó fronteras, invadiendo el calendario popular de muchos otros países del mundo. En España las primeras referencias serias a este día son de 2015, cuando la empresa K-tuin, la mayor distribuidora de productos de Apple, propuso suculentos descuentos inspirados en este día especial.

En seguida, y animados por los magníficos resultados de las ventas promocionales que las empresas chinas obtenían con este día del 11-11, otras empresas se subieron al carro de festejar esta, no tan solitaria, festividad.

Mi hipótesis sobre esta celebración

¿Y por qué he titulado entonces este artículo “Esto es la guerra fría promocional”? Pues aquí llega mi hipótesis para validar… Desde un análisis diferente del caso, al comparar los grandes días comerciales que se celebran en el mundo, podemos ver como hay dos grandes bloques comerciales luchando por el trono de las ventas promocionales mundiales.

  • El primer bloque lo vemos claramente en China (el caso que nos ha ocupado en la parte anterior del artículo), donde empresas del tamaño de Alibaba o su filial AliExpress junto con otros ecommerce chinos como LightInTheBox (todos ellos de capital chino) luchan por lograr dicho título mundial.
  • En la otra esquina del ring podemos ver el bloque del resto del mundo, capitaneado por EE. UU., en el que empresas como eBay o la mismísima Amazon luchan por establecer sus propios días comerciales aparte de aprovechar los días festivos propuestos por el bloque rival. En este segundo bloque se han creado el Black Friday o el Ciber Monday para volver a desestacionalizar la demanda, al igual que lo hacen las empresas chinas.

Pues bien, este combate por ahora lo gana, y con bastantes puntos de ventaja, el bloque chino, puesto que los resultados obtenidos el pasado 11 del 11 por Alibaba indican que logró vender 2,5 veces más que todas las ventas realizadas en el famoso Black Friday. Otras fuentes consultadas comentan que el Día del Soltero se vendió 18 veces más que en Amazon, y aunque estos datos no sean ciertos del todo, sí nos dejan ver la magnitud de las ventas alcanzadas. Solo por aportar alguna referencia, las ventas de Alibaba, principal competidor mundial de Amazon, a través de sus plataformas online, ascendieron a 16.400 millones de euros, con lo que su gurú, Jack Ma, consiguió aumentar un 32% las ventas respecto al mismo periodo del año anterior.

Para darnos cuenta de lo que supone este día especial, en Alibaba tuvieron que enviar 655 millones de paquetes frente a los 52 millones que suelen enviar en un día de ventas normal. Las cantidades asustan, ¿verdad?

Por lo tanto, queda demostrado que, en el tema de los días promocionales, China gana al resto del mundo por goleada, y eso nos lleva a pensar en el gran potencial de consumo que tiene el país asiático en la actualidad. Muchas empresas pondrán esta situación en sus análisis DAFO en el apartado de AMENAZAS, mientras que los más aventajados de la clase lo pondrán en el apartado de OPORTUNIDADES.

Al margen de esta hipótesis competitiva, que tendrás que valorar y validar (o no), es cierto que otras empresas que vieron este día como una oportunidad han cambiado de fecha la festividad del Día del Soltero y la han colocado en sus calendarios comerciales el 13 de febrero, justo un día antes del Día de los Enamorados, que se celebra el 14 de febrero, de tal forma que disponen de dos días especiales consecutivosen lugar de uno solopara dinamizar sus ventas. Su clientela tendrá que rascarse el bolsillo bien sea por desamor o por amor.

día de los enamorados
Y es que, en esto del amor, la vida o las promociones… el que no se consuela o compra será porque no quiera, pues motivos siempre, siempre, siempre podemos encontrarlos…

Déjanos tu comentario

Tu e-mail no será publicado. Los campos requeridos están marcados con un *