¿Hacia dónde va la supply chain?

Charles Dillion Stengel, aquí Casey Stengel, jugador de béisbol norteamericano de los Brooklyn Dodgers y ganador de siete series mundiales al frente de los New York Yankees en el segundo tercio del siglo pasado, dijo: “Nunca hagas predicciones, especialmente acerca del futuro”. Pero, salvando las distancias, creo que me tomaré alguna licencia y compartiré mi perspectiva acerca de las tendencias y el posible futuro de la gestión de la cadena de valor.

La tarea se torna aún más compleja si tenemos en cuenta que los cambios en los elementos que componen la SCM, desde la perspectiva logística y del conservadurismo operacional clásico, no ayudan en demasía.

¿Qué elementos conformarán, además, las cadenas de suministro futuras?

1. Sistemas de información

  • Si hay un elemento que ha trasformado radicalmente la manera de enfrentarnos a los retos de la moderna gestión de SCM son los sistemas, que nos permiten gestionar todos los elementos desde un único punto. Los ERP han cambiado el terreno de juego, ya que su capacidad de gestión, basada en los históricos y en las proyecciones que ofrece el big data, es casi infinita.
  • Cloud computing. O la nube. Hay muchas predicciones, como la de Mark Hurd, Co-CEO de Oracle, quien afirma que en el año 2025 el 80% de las aplicaciones empresariales se ejecutarán en la nube frente al 24% actual; que en 2025 dos proveedores tendrán el 80% del mercado de aplicaciones SaaS y que virtualmente todos los datos corporativos estarán en la nube. Suena aterrador.
  • Si lo anterior es cierto, ¿cuántas aplicaciones SCM estarán en la nube? ¿El 80%? ¿El 90%?¿Y cuántas aplicaciones WMS funcionarán en entorno SaaS? Pero nadie le puede negar a Oracle una realidad y es que es el mayor proveedor de soluciones SC, y eso tiene su precio.

2. Multicanalidad

Las nuevas tendencias comerciales en el sector minorista y retail están llevando a una transformación intensa de la manera en que la logística se enfrentará a la futura gestión de la cadena de valor. El proceso comercial lleva casi siempre este orden:

  1. Tienda física
  2. Tienda online
  3. Multicanalidad
    •  Las marcas y las tiendas nos ofrecen numerosos canales (físicos, online, móvil) donde comprar sus artículos.
  4. Omnicanalidad
    • No solo nos ofrecen múltiples canales, sino que nos proporcionan la misma experiencia de compra (UX) con independencia de canal que usemos. Es el omnichannel customer care.

Además, la cadena de suministro tradicional para operaciones internacionales no tenía en consideración al consumidor final a efectos de distribución. Era el canal en destino quien se encargaba de llegar al comprador. Ahora, las cadenas de suministro proactivas deberán cuidar de los dos canales, el tradicional y el online, tanto en el mercado nacional como en el internacional.

3. Automatización y robotización

  • Cuando pensábamos que todo (o casi todo) estaba inventado, aparece el B2C. Y nos ha pillado con el paso cambiado. De un modelo estable, con puntos de entrega fijos, regulares y conocidos, pasamos a una demanda irregular, inestable, dispersa, con poco dinero y tremendamente exigente. Bienvenidos al retail por Internet.
  • ¿Cómo es el canal online? Demanda agilidad y respuesta en tiempo real en comparación con los modelos clásicos. Los sistemas de preparación de pedidos y su distribución cambian rápidamente, y no se parecen en nada a los modelos tradicionales.
  • ¿Hay mercado para la automatización de los almacenes? La respuesta es sí. Sí a robotizar parte del proceso de ejecución, sí a los sistemas WMS/SGA en la nube y sí a la optimización de procesos de entrega y última milla. Un pedido online llega al almacén, un robot lo recoge y lo lleva al punto de preparación. Una vez listo, y dependiendo de la urgencia, la distancia o el servicio contratado, lo entrega otro robot aéreo o quizás terrestre, que podemos controlar con una simple aplicación de nuestro smartphone:entre la ciencia ficción y la realidad, pero ya están en fase beta. Sobre las entregas autónomas, la legislación, el coste y el vandalismo tendrán la última palabra.
  • Coches autónomos. Ya están en la calle. ¿Alguien duda que en un futuro no muy lejano serán quienes lleven la mercancía a los puntos de consumo? ¿Qué más da un coche autónomo que un camión autónomo? Lo bueno del último es que va a poder cargar 30 pallets de mercancía.

4. Logística sostenible

Otro de los grandes retos a los que nos enfrentamos hoy y en el futuro es la sostenibilidad logística, la cual ha pasado de ser un elemento casi inexistente en nuestro entorno (o, como mucho, un valor añadido) a convertirse en una demanda.

  • Las compañías, generalmente de transporte, anuncian ya cuál es la huella de carbono que dejan y los planes que tienen parareducir la aún más en el futuro. Esto ha creado una conciencia medioambiental, y tanto operadores como cargadores o fabricantes de vehículos, barcos y aviones ya consideran la reducción de la huella de carbono en sus emisiones un elemento crítico.
  • En B2C es aún más importante. Las grandes ciudades del mundo están poniendo cada vez más trabas a la circulación de vehículos de combustión interna por sus zonas residenciales y centrales, y premiando a los vehículos con motores eléctricos.

5. IoT (Internet de las cosas)

  • Según un informe de Cisco de este mismo año, el número de aparatos conectados a Internet superará los 25.000 millones para 2020 y según el informe de Technavio, las comunicaciones M2M (máquina a máquina) llegarán al 46%, por lo que desde el control de rutas hasta el SGA, pasando por sistemas de tracking, RFID, TPV o ERP, los aparatos se comunicarán entre ellos generando flujos de información que acabarán teniendo impacto de alguna manera sobre la gestión de la SC.
  • Estas comunicaciones y esa cantidad de conexiones harán y demandarán una cadena de suministro muy proactiva y flexible, pero ante todo predictiva. Debe ser capaz de adelantarse a los acontecimientos antes de que ocurran, basándose en el big data y en los flujos pasados, pues de lo contrario siempre irá a remolque de la demanda, lo cual le resta eficacia y aumenta su coste.
  • El IoT dará mucha visibilidad en toda la cadena de valor, lo cual supondrá que los modelos clásicos de reporting e información quedarán obsoletos al ser sustituidos por la información en tiempo real.

Con toda seguridad habrá más retos y no menos importantes, así como otros que aún ni siquiera podemos imaginar que existan y que iremos descubriendo según se produzcan. ¿Estamos preparados para ellos? No lo sé, pero no me los quiero perder.

Si quieres saber más sobre la Transformación Digital de las cadenas de suministros no te pierdas este artículo del blog: Transformación DIgital en el Supply Chain.

 

Déjanos tu comentario

Tu e-mail no será publicado. Los campos requeridos están marcados con un *